Archivo | septiembre, 2013

¡No a la vida Twitter!

20 Sep

Pues sí, van volando los días, las semanas y el verano ya se va este sábado de viaje para volver en el 2014. Y yo que pensaba que iba a ser mi verano de reconquista tipo el Cid, tendré que dejarlo entonces para el otoño, gran época para mejores post.

Llevo tiempo queriendo escribir, pero no sabía muy bien cómo hacerlo por sentirme un poco como el pez Nemo nadando contra corriente, contra el abuso de las nuevas tecnologías. Creo que es el momento del ¡BASTA YA! De una pequeña revolución por lo humano, contra lo tecnológico. Nos están alejando de lo más importante y hay que darle la vuelta ya, por no ser una generación perdida.

La parte buena de los aparatos diseñados para distraernos las conoces de sobra, así que voy a profundizar en lo contrario, puesto que sí bien es cierto e innegable que nos facilita mucho la vida y que nos permite ganar tiempo, la pregunta es inmediata: ¿tiempo para qué?

Creo que hay un genio detrás de todo esto que ha pensado que la mejor forma de control es que nosotros mismos sintamos el mono de la conexión constante. También debió pensar que cuanto menos fuera la relación interpersonal, menos lugar tendremos para el conflicto. La verdad es que aplaudo su genialidad, pero critico su finalidad. Me gustaba más el riesgo de antaño.

Estamos a tiempo de no dejarnos avasallar por el marketing y como el gran William Wallace poder gritar: ¡¡¡¡LIBERTAD!!!!. ¿O vamos a tener de verdad que aplaudir con las orejas cada vez que nos citen desde Silicon Valley?

Es hora de independizarse, es hora de discernir y sabiendo las bondades de las llamadas NNTT, recuperemos la senda de profundizar, de conocer a las personas y no sólo lo que ellas quieren que veamos, leamos las noticias hasta el final y no quedarnos con el titular que quieren que nos quedemos, llamemos para escuchar y no escribamos para escudarnos, compremos por querer comprar y no sólo por el precio, dejarte aconsejar por tu tendero de toda la vida y que el sexo virtual no gane la guerra al sentir en todos los sentidos.

El otro día escuché una conversación que decía: “Sí pero tienes 12.000 seguidores en Twiter”. Yo pensé pero ¿Cuántos de verdad son amigos suyos?.

Insisto, somos culpables… si ya antes no se lo poníamos difícil a todos esos capullos/as que juzgaban sin conocer, hoy en día han ganado la batalla, por haber hecho que todos nos queramos esconder para no ser conocidos. Entiéndeme, en el buen sentido del conocimiento. Nos hemos hecho cobardes, capaces de no dar la cara y refugiarnos tras un Smartphone, pero si hay gente que es capaz de romper por facebook.

Dicen que tú vida ahora es más pública que nunca, no es verdad. ¿Por qué? Porque te googelean y sí pueden llegar a salir tu cuenta bancaria, tu cumpleaños, horóscopo y saber el nombre de tu mascota ¿Y?. Yo creo más bien lo contrario, ahora es cuando más escondidos en nuestro cajón estamos, por miedo a que la gente conozca de nosotros lo más importante: a TI.

Creo que podría ser una revolución sencilla que hiciéramos los siguientes ejercicios: si quieres decirle algo, vete y díselo en persona, quieres no estar sólo, llama a tus amigos, quieres que te conozcan, cambia tu conversación y habla no de lo que eres y sí, de lo que sientes, quieres saber lo que es bueno, pregúntalo, quieres sentir, toca, quieres conquistar, invita; y ese largo etcétera que vuelvan a hacerte protagonista de tu vida.

Quiero hoy más que nunca decir a todos los que no conocen y no quieren conocer, que ellos se lo pierden por perderse lo que realmente es importante en la vida.

Hoy, es posible saber de todo, conocer a más gente que nunca, comprar en cualquier lugar del mundo, leer todos los periódicos, todo a través de un cristal. Insisto, es la autentica revolución, pero su abuso nos aleja de lo más importante: NOSOTROS.

Nuestra vida no puede acabar así (Corto presentado en Toronto):

http://www.youtube.com/watch?v=oTuGkfCNe3E

Carta de amor a una Catalana!!!

12 Sep

La verdad es que nunca pensé que te escribiría por este mundo, lo hago después de ver todo lo que nos han separado preguntándome ¿Por qué?

Seguro que te ha recordado a Mourinho, jajajajaja, nada más lejos de mi intención, que se que esa persona ha sido EL protagonista a la hora de sacarte de quicio.

Al grano. Llevo mucho tiempo sin verte y eso no puede ser. Aunque no te lo creas no he sido capaz de olvidarme de ti, ti, si TI y eso que para mí la palabra ti es muy importante. Te parecerá curioso pero me han pasado cosas y situaciones extrañas que sin querer me recordaban a lo que hemos vivido juntos; plazas con tu nombre, calles con tu nombre, bares con tu nombre, incluso farmacias, en fin… esté donde esté, de una forma u otra siempre estás presente. No sabes el nudo en el estómago por pensar que podría volver a encontrarme contigo, “acojonao” estaba “acojonao”, pero es tsssssssssss que no se entere nadie.

Creo, de verdad que lo siento así, que todo este tiempo he sido muy cabezón y a esta situación tan compleja, nos ha traído el no haber sabido decir a tiempo algo tan sencillo como que TE QUIERO y además saber que junto a ti y toda la suerte que nos rodea en todos los sentidos, sé que somos infranqueables:  capaces de reír, llorar, alegrarnos, enfadarnos, picarnos, sacarnos de quicio, superar las crisis, defendernos, ayudar a otros como siempre lo hemos hecho, con la mejor de las caras y sin reproches y lo más divertido de todo, RECONCILIARNOS.

Muchas veces me siento imbécil porque ha habido personas que nos han querido separar y efectivamente nos han convencido que era mejor así y nooooooo de verdad que no, nada más lejos de la realidad.

Yo, aunque no te lo creas, pienso todo lo contrario. Siento todo lo contrario.

Para mí saber que estás, aunque lejos, me reconforta por considerar que formas parte de mi vida y eso quieras o no, me tranquiliza. Sé que no fui capaz de decirte que te quería cuando más lo quisiste escuchar e incluso por cabezón, porque soy un cabezón he podido hacerte daño donde más te duele. Si tengo que ser yo el que de el primer paso, no se me caen los anillos por pedirte PERDÓN por ello. No lo tengas en cuenta, no me tengas en cuenta que no es época de reproches,  más bien de borrón y cuenta nueva y mirar al futuro con ganas.

Me conoces y sabes que yo rencores ni uno. Seguro que ya tendremos tiempo de sentarnos y  después de echar la vista atrás, con una buena cerveza poder reírnos de esta época tan mala, estoy seguro que nos acordaremos sólo de lo bueno, ojalá que sea así. Hoy sé que es cuando más nos necesitan y nos necesitamos,  no podemos fallar, es un lujo que no nos podemos permitir, no puede ser el momento de que volvamos a fastidiar lo que tanto esfuerzo nos costo conseguir juntos.

Te escribo por ser bueno que sepas que claro que te respeto, más que nada, lo que sientes, yo también lo siento a mi manera. Sé que cada uno tiene su parte positiva, también la negativa, pero lo bueno es que ya nos conocemos tanto que somos capaces de reírnos de nosotros mismos y saber que ese protagonismo puede ser perfectamente compartido, sé que sabes cuando estoy enfandado y cuando, no, y yo cuando me estás tomando el pelo y cuando me vas a echar la bronca, si es que somos almas gemelas.

Por ello, si tiene que ser así, antes de tiempo para que no cometas la locura innecesaria, te regalo mi amor propio. Sin ti, esto no será lo que ha sido siempre, será otra cosa que se tendrá que volver a definir de aquella manera. En serio que juntos somos un equipazo, alguna vez tú de uno, yo de otro, pero en el momento más importante los dos del mismo: Campeones del Mundo.

Te la dedico: http://www.youtube.com/watch?v=5abruK4N86o

Por querer, querer!!!!!

5 Sep

Querido blog, te quiero pedir perdón por no haberte hecho ni caso durante unas semanas, no te creas que no se me han hecho largas a mí también… obvio que sí, pero era necesario descansar la cabeza, que en mi caso por su gran tamaño, era más que merecido.

Te confieso que han existido circunstancias, momentos y situaciones, todos distintos, en los que tuve ganas de ir corriendo a por un teclado para ir a verte y ponerme a escribir…  menos mal que no lo hice, pienso, puesto que con tanto tiempo hubiera sido capaz de volverte loco. Uno como que concreta más con la presión del día a día.

Por eso la necesidad de retomar este pequeño rincón, con ganas y con un reto, una sola palabra: querer; dos formas diferentes de entenderla.

Querer depende uno y es querer lo que uno no puedo controlar.

Parece un juego de palabras absurdo, lo sé, pero es una palabra que a mí me taladra mucho la cabeza y otras tantas veces el corazón.

Como este es un sitio para sumar, voy a intentar definirte ambas como yo las siento, puesto que su mezcla bien hecha puede tener como resultado tu/mi mayor éxito en la vida. Alejado de las metas que tantos nos quieren imponer, si quieres y lo consigues, no va a existir quien te gane. Este curso (sigo entendiendo los años como cursos escolares) va a depender de ti y yo, más que nunca, voy a necesitar tu ayuda.

Querer: en este caso dependiente de tu voluntad. Un amigo me dijo justo antes de ir de vacaciones que uno tenía que esforzarse mucho para obtener lo que realmente anhela. Totalmente cierto, no puedes dejar que la rutina rompa tus sueños. Dentro de no mucho te darás cuenta de que ya no tienes fuerza para luchar por aquello en lo que hoy crees, y que ellos han ganado la batalla por tu indiferencia. Sí, cierto, aquí estoy hablando de tu inconformismo, de tu forma de ver las cosas, de tu rebeldía bien entendida y de poder gritar ¡Basta ya!, este querer que nace desde lo más profundo de ti, no hay quien lo pare. Es el momento de que dejemos de tener miedo por querer cambiar y ese cambio empieza por nuestra actitud diaria.

El otro día leí una frase de Saint-Exupéry que decía: “Si no tienes un plan, no es un objetivo, es un sueño.” Por ello si realmente quieres, planifica la manera de conseguirlo, de conquistarla/le y piensa que aunque hay veces que duela, el dolor casi siempre es temporal, pero tu satisfacción eterna.

Querer: desde lo más profundo de tu alma. Tienes que poner en valor que sentir es lo que hace que realmente puedas estar cerca de ser feliz, pero también entender que no es un estado constante y que desgraciadamente, hoy no todos lo consiguen. No quieras por querer, siéntete libre de hacerlo por lo que puedas ofrecer, puesto que tu recompensa será muy grande y ese gesto, inolvidable. Lo mejor que puedes hacerlo además es cuando lo tienes no cometer la gilipollez de no cuidarlo porque te puedes dar cuenta un día cualquiera, la estupidez que has cometido para el resto de tu vida. No te olvides nunca que debe ser siempre tu conquista diaria. Quiere tanto que duela, puesto que es el momento donde te sentirás más vivo que nunca.

La gran victoria de la conjunción de ambas palabras, es el entierro del odio y tu libertad.

Te dejo una canción que creo que lo resume de una forma impecable.

http://www.youtube.com/watch?v=Gftr1cKdyx4