Archivo | octubre, 2014

La patología de la Voluntad

24 Oct

Hace no mucho escribí sobre los actos y la valentía de aceptar las consecuencias; después de visitar un sitio espectacular llamado el cenáculo, donde dependientes se curan precisamente de eso de su dependencia, he sentido la necesidad de poner la voz de alarma contra aquello que contra nuestra voluntad, precisamente por no tener la fuerza suficiente, nos jode la vida. (*Gracias Paula, Damaso y sobre todo a ti Carmen).

Hay que denunciar a los que han pasado la frontera de la decencia habiéndose alejado de ver a las personas como tal y ven meros consumidores o productos, así como, nuestra culpa por haber caído en esa trampa.

Nosotros mismos nos hemos degradado en el mismo momento en el que dejamos de ser personas, para ser consumidores. Hemos llegado a un extremo que no se pretende nuestra paz, que las cosas nos sean útiles, que podamos parar y disfrutar de un momento, todo se vende y casi todo se puede comprar.

Tengo la sensación de que hoy muchos sólo persiguen nuestra dependencia: Consumo medio de televisión, consumo de móvil, media por habitante de consumo de bebidas, marca de coches, media de cesta de la compra, pornografía, uso de la tecnología, tinder, drogas, programas dopantes de TV, etc.

Ya se le conoce como el totalitarismo mercantilista, existe un contubernio en el que tú y yo somos meros números estadísticos. Por ello el post de hoy, por creer necesario recordarte que no somos 1 ó 0, somos personas, individuos que sentimos, sufrimos, nos alegramos, siendo fundamental recordar que siempre seremos protagonistas de nuestra película por encima de los que sólo intentan que a la hora de elegir te equivoques. No somos fotografías para rechazar, somos gente interesante de conocer.

Se libre, siéntete libre y vive tu libertad.

Hace un tiempo leía un libro donde contaban la historia de un Judío que se dio cuenta en el campo de concentración que su cuerpo podría ser esclavo de los nazis, pero mientras fuera libre en su pensamiento, ningún hombre podría someter su voluntad. Sobrevivió y su testimonio es una esperanza contra aquellos que pretenden que seamos esclavos de marcas, productos y addicciones.

Aquellos que están tirando de la cuerda, aviso a navegantes, está a punto de romperse.

Si bebes para olvidar, pronto te darás cuenta de que te perdiste la mejor parte.

Si el sexo es tu obsesión, pronto verás que la soledad acompañada es la peor de las soledades.

Si las drogas te acompañan, estás viviendo la vida con un dopaje que hará que todo llegue mucho más rápido, también la muerte.

Si te obsesionan las compras, vivirás esclavizado por aquello que no tienes.

Si ves el mundo tras una pantalla, no disfrutaras de la belleza de lo que te rodea.

Si tratas a la gente como parte de un rebaño, no dejarás de ser oveja.

Si te interesan más las vidas ajenas, no vivirás la tuya propia.

Si sólo conoces por medio de las TIC, acabarás sin conocer a nadie.

Es el juego del trilerismo, que no te engañen.

Ahora llega la mejor parte:

Todo depende de ti, en mi caso de mí,  todo depende de nuestra voluntad enérgica para no ser dependientes de nada que te ate contra ella, siendo lo imposible un refugio para cobardes y un mal consejo de perdedores que te quieren mal.

Y hay algo que sé por experiencia propia, hay que ser también humildes para aceptar que muchas veces el camino más difícil no lo puedes hacer solo, confía en quien te quiere y si no busca donde poder encontrarte a ti, sin dejar que nada, ni nadie, te mine tu voluntad.

Adjunto gran entrevista a Pedro G.Aguado:

http://www.cuatro.com/viajandoconchester/temporada-3/programa-2/pedro-g-aguado/Viajando_con_chester-Risto_Mejide-Hermano_mayor_2_1867455012.html

“Mi mayor engaño fue decirme a mí mismo, mañana lo dejo” “Llevo 11 años sin tomar nada y empiezo a despertar ahora”

Por nuestra libredependencia!!! Sigue el camino de tu vida sabiendo que no es fácil.

A esos locos bajitos…

7 Oct

Creo que fue Gila, grande entre los grandes, el que decidió un buen día bautizaros así.

Al grano, ya sé que a los que somos más altos nos veis desde un punto de vista diferente, vuestras máquinas perfectas de quereros y regañar. Por lo segundo perdón, pero no dudéis que nuestra intención es buena y que hace más o menos tiempo éramos nosotros los que ocupábamos vuestro lugar y puede que nos hayamos olvidado de lo bueno que era.

Bien es cierto que nosotros ya despojados del cordón umbilical, hemos tenido que ponernos las pilas para afrontar todas las mañanas  y hemos asumido cada uno su responsabilidad. Vais a aprender mucho de nosotros, escoged lo bueno, rechazad lo malo y no os olvidéis que nosotros tenemos la necesidad de teneros cerca por todo los que nos podéis aportar; tened paciencia, puesto que vamos más lento, pero vuestra primera responsabilidad  es hacernos recordar lo verdaderamente importante: un abrazo, disfrutar de un momento, reír por nada, recordarnos a jugar y un largo etcétera.

No le tengáis miedo a la responsabilidad. Para vosotros cada día es una aventura donde sin duda vais a aprender algo nuevo. Daros cuenta que todos los días son una nueva posibilidad para afrontar un reto, no teniendo que tener siempre éxito, sin empeñaros más que en ser conocidos, convertiros en alguien que merezca la pena conocer.

Os van a ir diciendo constantemente que hacer, no hacer, por donde tenéis que ir, pero al final seréis vosotros los únicos protagonistas de un libro que es vuestro, prácticamente en blanco pero con muchas páginas que rellenar. Seguid los buenos consejos siempre que no coarten vuestro verdadero ser, puesto que por mucho que os digamos, no sois lo que queremos que seáis. Cierto es que, como decía Ortega, vuestras circunstancias os afectarán, pero no duéis que vosotros no dependéis de vuestras circunstancias, no seáis esclavos de ellas y atreveros a quitaros las cadenas del destino que os puedan joder la vida.

Abriros a vuestros sueños, no cuando durmáis, si no cuando estéis despiertos. Siempre os encontraréis a algún agua fiestas que os dirá que no se puede, algunas veces vuestros padres, hermanos, amigos, novio, novia, pero hacedme caso y no desaprovechéis y practicad todos los días, como el deporte, para vivir, perdón VIVIR en mayúsculas. Os digo que si sois constantes desde ya, nadie podrá deciros que dejéis de hacerlo y vais a aportar mucho a una sociedad a veces anquilosada por falta de soñadores. Unos se cumplirán, otros no, pero siempre estaréis un paso por delante de todos aquellos que se olvidaron de hacerlo.

Enfadaros para mejorar, pero siempre con vosotros mismos, no con terceros y si lo hacéis que con ellos que os dure poco, teniendo siempre la capacidad de saber pedir perdón.

Quered hasta que duela, puesto que seréis correspondidos, y dar, dar, dar para recibir el mejor regalo.

Hay algo que os costará, pero formaros de la mejor manera posible por una sola razón: para ser libres. Da igual la manera pero no caigáis en la rutina diaria sin haceros preguntas, sin buscar respuestas, sin conocer, sin disfrutar de las maravillas que nos han dejado, todo ese poso os dará la posibilidad de independizaros de aquellos que quieren que seáis sistema. No seáis sistema, formad parte de él para mejorarlo.

No cometáis el error de querer crecer, sed niños, sed locos bajitos hasta que la vida os obligue a haceros mayores y jamás olvidéis que no sois de nadie, que formáis parte de algo muy importante.

Desde el mismo día que nacistéis sois individuos, no sois propiedad de nadie, no cumplais sus expectativas, cumplid las vuestras. Por mucho que ponga un “mi” delante de alguno de vosotros, no les hagais ni caso por no perteneceros más que a vosotros mismos.

Por último deciros que no existe la perfección, pero pensad que siempre hay alguien para quien ya sois perfectos.

Nos vemos en el futuro, o en el presente.

Así sea dicho.