Cuento: Volver a brillar

Hace muchos, muchos siglos, de la mano de Dios nació una estrella mimada que era la que más luz irradiaba de todo el firmamento. En su sitio, brillaba y brillaba sin cesar de forma continua, segura y sin dudar cumplía tan bonita misión.

Todas las demás estrellas la admiraban con cierta envidilla y recelo.

-Como brilla.- Decía una.

-Que blanca es.- Criticaba otra.

-No entiendo porque tienes que llamar tanto la atención.- Le espetaban.

Entre ellas cuchicheaban a sus espaldas, la juzgaban y la empezaron a arrinconar.

Fueron pasando los años y cada crítica iba poco a poco haciendo mella en la voluntad y estima de aquella pequeña estrella, dudaba, y cuanto más dudaba, más se apagaba. Cada crítica, juicio, encasillamiento, un poco menos de luz. Su falta de confianza, le hacía perder su esplendor.

– ¿Para qué tanta luz?- Se preguntaba.

– Estoy cansada, ya no quiero seguir siendo así, no quiero brillar más.-Se decía.

El resto de estrellas estaban encantadas de esa situación. Ahora sí, empezaba a ser una más del grupo y a ser aceptada en la manada de la vulgar luz. Ni siquiera las estrellas fugaces le llamaban ya su atención para querer volver a recuperar lo apagado, eran fugaces. El resto de las estrellas inundaban el cielo de ruido y no le dejaban pensar con claridad, siempre que intentaba dar respuesta, encontrar, alguna le interrumpía y volvía a la rutina cobarde de la ignominia común.

Sin Luz, como una más, un buen día aburrida empezó a pensar mucho sobre su existencia, sobre ella y pensó, pensó, hasta que el ruido de todas las demás empezó a convertirse en silencio… llegó, por fin, el silencio.

Fueron pasando los años y el silencio se convirtió y dio un pequeño paso más, decidió abrir su corazón y empezar a escuchar a ir más allá (ultreia), ese fue el verdadero punto de inflexión, empezó a saber escuchar.

Llegó por fin el día que jamás olvidará, alguien dentro de ella, una voz que no esperaba, le preguntó:

-¿Estrella, me quieres?-

La estrella, asustada, empezó a mirar al resto para ver si se habían callado y escuchado la misma voz. Ninguna parecía haber escuchado nada. Todas seguían a su mismo rollo.

Se hizo más profundo el silencio, no sin miedo, se abandonó y otra vez escuchó:

-¿Estrella, me quieres?-

Ante la insistencia, ella asustada preguntó:

-¿Quién eres?-

No entendía como ante una voz desconocida podría sentirse tan bien, era una voz familiar, pero no tuvo respuesta.

Pasaba el tiempo, pero para ella el tiempo ya no era un problema, solo quería volver a escuchar esa voz. Sentía una ansiedad que no controlaba y…

Otra vez escuchó:

-¿Estrella, me quieres?-

Ya decidida, con prisa, dijo: – Sí, sí, sí.-

En ese momento sintió un abrazo enorme en su corazón y volvió a escuchar la Voz que estaba vez le preguntó:

-¿Por qué has dejado de brillar?-

La estrella contrariada, no sabía que responder, era la pregunta más dura que le podían haber hecho. Empezó a pensar y no quería dar respuesta, pero en su interior sabía que la verdad era que ella había dejado de sentirse útil, no entendía el por qué de su luz, la necesidad de brillar con tanta fuerza tantas noches obscuras, una tras otra ¿Para qué? Además todas las demás la miraban con recelo, le hacía no formar parte del grupo al que sin duda, por hastío de su soledad, quería pertenecer, así que, confiada respondió:

-No servía para nada, lo único que me provocaba eran problemas y líos que ya no quiero, estoy mucho más cómoda ahora sin llamar tanto la atención y el resto me acepta, ahora soy libre de esa atadura y no quiero esa luz nunca más.-

Llegó otra vez el frío silencio…. cada una de sus palabras se iban tornando puñales que sin sangre, hacía heridas profundas en ella.

Cuando menos se lo esperaba, la Voz volvió y escuchó:

-¿Me acompañas?-

En ese momento sin pensarlo la respuesta era otra vez sí y empezó el viaje.

De repente bajaron a un lugar llamado tierra. La estrella esta apasionada con todo lo que veía: bosques, pueblos, montañas, nieve, animales, árboles y se pararon ante un océano inmenso, millones de litros de agua azul, parecía el cielo infinito y de repente, se empezó a perder la luz en el horizonte de una estrella infinitamente más grande que dejaba de iluminar y en ese mismo momento llegaba la noche, la obscuridad, donde ambos azules se fusionaban y confundían sin límite separador. El mundo se paró, el terror de la noche empezaba a calar, la humedad, el negro profundo, el resquebrar de lo desconocido, el ruido ensordecedor del mar y se empezaron a escuchar a muchos gritar, desesperados con miedo, angustia, soledad. Ella No entendía nada y preguntó:

– ¿Qué pasa? ¿Qué pasa? –

La Voz le dijo:

-Sencillo, dejaste de brillar.-

Contrariada no podía reprimir sus lágrimas y quería dar solución a esa desesperación, y volvió a preguntar:

-¿Pero qué pasa? ¿Qué puedo yo hacer?-

La Voz le contestó pausada:

-Aunque no te pareciera importante todas las noches que brillabas con tu luz guiabas a cientos de marineros que perdidos en esta inmensidad se fijaban en ti para encontrar el camino de vuelta a casa y poder, con el deber cumplido, abrazar a sus familias. Hoy sin ti, están solos en esta inmensidad hasta que llegue la mañana-

Escuchando estas palabras, poco a poco, empezaba a recobrar su esplendor, asombrada de que algo que ella dejó de darle valor, era tan importante para tantos ante la noche. Recuperaba su Luz, sí, recuperaba su misión y ya solo deseaba volver a brillar más y con más fuerza que nunca, para que tantos no se perdieran, sin importar el ruido y el juicio de las demás.

Hoy todos la reconocemos y es una compañera todas las noches, en las que brilla con fuerza aunque a veces las luces de la ciudad no dejen verla en todo su esplendor.

Y colorín colorado….

Joaquín Vázquez

Moraleja: Todos somos esa estrella, si no tenemos miedo y confiamos, podemos volver a dar luz y aunque no te parezca importante, nuestra misión humilde, puede guiar a muchos. No te preguntes que puede hacer Dios por ti, si no lo que puedes hacer por Dios: BRILLAR. AMGD.

Hace poco leí:

«El amor no es: Te daré algo si tu haces esto por mí. El AMOR es: yo te lo doy, para que puedas brillar.» (Yung Pueblo)

A mis enanos: Ya sabéis donde tenéis que ir cuando empecéis a perder luz. Siempre está, siempre os espera.

REVOLUCIÓN CATÓLICA

Desde hace tiempo vengo pensando en escribir este post por ver una necesidad imperiosa hablar de Dios, de saber que como Iglesia tenemos muchas misiones pero destacando uno sobre todas las demás que creo que hemos metido en un cajón, por comernos lo urgente a lo importante. Si enseñamos, si curamos, si acompañamos, si ayudamos, si acogemos, sin hacerle protagonista, me pregunto ¿Estamos haciéndolo bien? No solo vale rezar, sabiendo que hay que rezar mucho.

Muchos carismas, pero una sola Iglesia.

Quizás sea esa la frase que mejor pueda resumir el camino que tenemos que construir para cumplir Su misión. Los becerros de oro hoy son seguir movimientos en personas, que siendo santas, nunca quisieron usurpar el verdadero protagonismo de Él.  Veo con entusiasmo el movimiento laico latir, Emaus, Efetá, Proyecto Amor Conyugar, Hakuna… veo la imperiosa necesidad de muchos sanar y encontrarse con un Padre que en Verdad, siempre sale a nuestro encuentro, pero me preocupa la falta de dirección de la orquesta en un mundo mucho más complejo. Estamos en periodo de guerra de guerrillas contra varios movimientos internacionales de ingeniería social que por medio de organismos internacionales, grandes corporaciones mundiales, políticos y sociedad civil perfectamente organizada han decidido que Cristo es el enemigo, por ende todos los cristianos y están utilizando todas las armas para que seamos un reducto de “freakis” una vez que consigan que su “religión” oficial sea la mayoritaria.

Nunca jamás una forma de vivir había sido tan perseguida, por ello la gran colaboración judeo-cristiana, ellos que ya lo vivieron siente ahora empatía por nuestra persecución y nos están avisando… pero no estamos viendo a cuantos estamos dejando abandonados esperando su valentía sin ofrecer nada a cambio. Lo valiente no es asumir como propio el lenguaje inclusivo como el otro día escuché el comunicado de “los, las, voluntarios de caritas”, la batalla es otra y hay que afrontarla con argumentos y valentía, en nuestro caso no es una batalla cultura, necesaria, es dar a conocer la Palabra, sin complejos.

Es por ello que escribo para hablar de una revolución, de decir que Sí en mayúsculas y escribo para que con la bandera de la VERDAD reconquistemos el mundo. Es hora de parar para juntos, todos, hacer a Cristo otra vez protagonista.

Desde la suma de cada uno de nosotros podemos crear el ejército de amor más grande del mundo, tal y como rezaba el Evangelio de ayer “amaros los unos a los otros, como Yo os he amado”. Yo conociéndole, no puedo dejar de pensar en que es el momento de hacerle de verdad el protagonista de mi vida, lo tengo claro es por Él y para Él por el que tenemos que revolucionar desde todos los lados entendiendo como Iglesia que hay que dar un paso, yo el primero, para darle a conocer sin miedo, con verdad y sin juicio.

Nuestra revolución es diferente, es de palabras, de vida, de abrazos, de acogida, con Verdad, exigencia y sin complejos… con argumentos, sin juicios, pero sabiendo defender nuestra postura de vida plena sin complejos.

Luchamos contra un dragón con varias cabezas, pero tenemos al mejor fundador de todos y tenemos una obligación para con las generaciones futuras a las que quieren fluidas en valores, consumistas y engañadas, entretenidas para que obvien las preguntas que más les inquietan, aborregados, en definitiva ante un sistema comunista capitalista de control de la masa, sueldo justo, control de la propiedad y siempre suficiente para algo de ocio. Les molestamos para su plan, por ello la necesidad de tirarlo abajo con valentía y sin titubear.

Basta de ya de pequeños reinos de taifas donde proteger lo que no es importante, para volver al origen.

Se puede hacer mucho y bien, se tiene que hacer esa gran revolución que bajo el mismo paraguas nos una para la gran reevangelización de Europa, de España, tierra de María… hoy más sedienta de Verdad que nunca.

Mundo de locos, primera carta.

Queridos enanos,

Llevo ya dos años queriendo escribiros este post, uno de los dos ni siquiera existía, nunca daba el paso por pereza, ahora me animo queriendo hacerlo en verdad alejado de cursilerías y topicazos. Cuando lo pensaba, quería empezar a dejaros en mi testamento algo más que cosas, historias, por ello el motivo de coleccionar una obra de arte al año que podréis hacer con ellas lo que buenamente queráis, también nace este motivo por el que me decía que en este blog os tenía que dejar unas letras que de forma atemporal pudierais leer para conocer un poco más a vuestro padre. Aquí llega el primero, espero de muchos, es una forma de conversar con vosotros que sobrevuele el tiempo y os haga pensar, sí, pensad desde el corazón y tomar el rumbo hacia el salón de la fama más importante: ese cielo prometido donde os espera el mejor padre de todos.

Joaquín, Ignacio, ya sois dos personas en este mundo de locos, bienvenidos, no sé si os acompañará alguien más en este viaje, Dios quiera que sí, solo Él sabe las sorpresas que vendrán, serán buenas, malas, regulares, pero siempre experiencias que tenéis que valorar y para empezar tenéis mucha suerte de teneros, así como yo tengo a vuestro tío Carlos, quereos en vuestras diferencias, respetaros en la discrepancia y ayudaros en la necesidad y si queréis que Dios sonría, contadle vuestros planes.

En esta primera «carta» quiero que os quedéis con el mensaje más importante de todos, no es muy complejo: sois únicos, ÚNICOS sí, ya nunca jamás habrá nadie como vosotros y fuisteis pensados para ser protagonistas del papel más importante, de la película más bella, vuestras vidas.

No sois míos, sois vuestros, vuestra madre y yo solo podremos ser ese espejo, ejemplo para que intentándolo hacer lo mejor posible poder formaros para que sepáis confiar, con aciertos y equivocaciones, para que en tiempo de tormenta, creáis en vosotros mismos, toméis la decisión correcta y si os equivocáis ya estáis perdonados, no le deis más vueltas, solo seguid y aprender la lección, que cicatrice la herida que cual muesca os haga ser mejores para saber esquivar la piedra la próxima vez sabiendo pedir perdón, con humildad. No toméis atajos, el camino más largo suele traer las mayores satisfacciones… con el tiempo.

Por ello, antes de nada pediros perdón por mis fallos, sí, los padres también tenemos que pediros perdón por mucho, pero también deciros que la suerte de teneros no nos hace responsables, desde el principio la responsabilidad de mucho es vuestra, todo acto tiene consecuencia, pensad, querer, amad, descubrid lugares, sed, tened sed de verdad, no tenéis que ser como nosotros, copiad lo bueno y renunciar a lo malo que no os guste y obviamente sobre todo no juzguéis, seáis como seáis, sabed que os quiero tanto, mucho más de lo que podéis imaginad.

Dios nos dio la oportunidad de ser cocreadores, procreadores de vuestras almas, de vosotros, ese regalo es algo que ya hace que todo lo demás merezca la pena y sea pleno, ahora todo tiene sentido, puesto que todo lo anterior no era más que emborrachar necesidades básicas, siendo lo más importante ese ruido que ahora siempre me acompaña de preocupación, y que ahora sé que hasta que muera no cesará.

Arriesgad con prudencia, con determinación, y siempre sed referencia en dar, descubriréis que dando es cuando más vais a recibir, que no teniendo seréis libres, que amando seréis recompensados, que siguiendo vuestras vocaciones seréis plenos, y viviendo de forma apasionada jamás trabajaréis en vuestra vida.

Ser disruptivos contra los que quieren que seáis uno más del rebaño, no seáis ovejas pastoreadas por aquellos que quieren algo de vosotros. Que vuestro único pastor sea aquel que siempre sea capaz de dejarlo todo para ir a buscaros, no creáis en becerros de oro, que no os distraigan de vuestro objetivo y defended vuestra independencia y libertad, formaros para tener criterio y sin dejar de divertiros, vivid responsablemente.

Empezáis una aventura apasionante y espero a través de palabras poder dejaros algo que os llene el vacío y siempre que dudéis encontréis en este rincón un lugar de paz. Sonreíd, es lo único que es gratis y abre siempre todas las puertas y ser auténticos con todos, desde el más humilde, al más poderoso, así os ganareis su respeto. No hay nada más revolucionario que vivir en verdad, revelaros para conseguirlo.

Primera espero de muchas, siempre vuestro padre que os quiere.

Joaquín

Rezad por mí. Sed libres. Soñad.

Volver a ser pequeño puede ser la mejor vacuna.

El pasado puede traerte melancolía, escribo este post escuchando una canción que me devuelve a mis primeros años universitarios de un grupo que consiguieron marcar los CD´s de la época junto por un beso de una flaca desconocida: Agua, Jarabe de Palo.

Después me salta en Youtube, eso que tu me das, la última canción del grupo antes del fallecimiento de Pau Donés (DEP) y no puedo dejar que me invada un sentimiento de vértigo por todos estos años pasados desde aquel 1998.

Música y recuerdos, recuerdos y música. Donde estaba, donde estoy, lo que se va, lo que queda, lo que vuela, lo que permanece, lo importante, lo superfluo, la valentía, el miedo, las risas, los lloros, los que estaban, los que están.

Piensa, somos de las primeras generaciones que podemos de alguna manera ver el pasado y no sé si eso es bueno, pero sí apasionante. Todos estos siglos de existencia sin fotografías, vídeos, youtube, que hoy se consiguen a golpe de click. Momentos que se paran y hacen que puedas frenar y pensar.

Con mis dos enanos he vuelto a recordar que me pica la nariz, que el ratón era chiquitín y que hay canciones que hipnotizan hasta el séptimo sueño. Tener hijos me ha permitido recuperar mi verdadera existencia, a buscar en mi armario de los recuerdos y, no sin vértigo por lo pasado, pararme y pensar en el futuro.

Vivimos en una época que por primera vez en la historia no pensamos en las próximas generaciones, su bienestar, sus sueños, si no por nuestra propia supervivencia y poco en la suya. En definitiva, somos egoístas de nosotros mismos, dándonos mucha más importancia de la que realmente tenemos.

Si los que ya partieron solo hubieran pensado en sí, pregunto: ¿Qué seríamos hoy?

De pequeño pensaba en que pensarían los demás de mí, hoy solo me importa qué piensan esos dos locos bajitos. No quiero ser más Batman para Gotham, quiero ser su Batman y eso será bueno para Gotham.

La valentía consistía en que lo apasionante era lo trascendente, no lo material, con los legados se ganaba a la muerte que salía derrotada ante gente que no llegaba, ni por asomo, a los ochenta y tantos. Algunos con solo unos poquitos años de vida, llegaron a ser inmortales.

Quizá ese haya sido el éxito de algunos, que seamos como cosas y que por lo tanto como los jarrones tengamos que estar, aunque ya no sirvamos para nada y sea la permanencia el termómetro del éxito, sin importar nada la trascendencia.

No sé, escribo este post en plena segunda ola que mata, pero siempre existieron virus asesinos ¿no? Pienso: Si el presente es más importante que el futuro, estamos condenados a la extinción.

Eso es a lo mejor la suerte que tenemos los creyentes, que al ser consciente de estar de paso, por algo mejor, esto no es solo más que tiempo que pasa. Pero el denominador común de creyentes o no, es que si sacas tu mejor versión, aunque no creas en otra vida, vivirás a lo grande en sus recuerdos.

Creo que quizá pueda ser vacuna “volver a ser pequeño”, pensar no en nuestro mañana, sí en el suyo, para poder tratar esta pandemia como merece, ojalá así sea… puesto que de lo contrario seríamos varias generaciones bastante decepcionantes por no darles el futuro que se merecen y por lo tanto que estar aquí, de verdad, no merezca la pena.

Si escuchas la canción, te pido que hagas un ejercicio… no seas el que canta, intenta ser al que le dedican la canción.

Joaquín Vázquez

A los abuelos SOS; POR ESOS MOMENTOS

Querida generación, queridos Padres, hoy abuelos;

Sin gracias ni perdones suficientes, tengo que ir al grano que  no hay tiempo que perder, puesto que hoy os seguimos necesitando.  Nos quieren robar el mañana desde el poder y serán ellos, vuestro nietos, los que más lo sufran, tenemos que hacer equipo.

Vosotros que habéis conseguido con esfuerzo posicionar a España en un lugar privilegiado, no solo por su calidad de vida envidiada en el mundo, sino también por todas las grandes empresas, bancos, bares, restaurantes, hospitales, recintos feriales, estadios, clubes deportivos, marcas personales, medallas, éxitos y fracasos, etc. No podéis tirar la toalla y dejarnos lidiar solos este «miura«.

Es verdad que nos vemos capacitados para poder levantar nuestro país, nos habéis dado la oportunidad de formarnos, tenemos ganas, fuerza y queremos demostrar que nuestra generación no es solo la generación del ocio, pero tenemos defectos, y por ello egoístamente pienso que sin vuestras «canas«, vuestra  valentía, vuestra sabiduría, vuestras manos, vuestro saber hacerno creemos que lo vayamos a conseguir, especialmente frente aquellos que lo único que tienen entre ceja y coleta es destruir tanto de lo conseguido.

Por ello me atrevo a escribiros. Muchos ya estáis jubilados, otros no,  pero todos sois imprescindibles y os necesitamos otra vez, os pido que desempolvéis ese «traje» del armario y nos pongamos la pilas.

No penséis en vuestros hijos, pensad en nuestros hijos, vuestros nietos, a los que debemos dejarles no dinero, mejor, no solo dinero, pero sí LIBERTAD, DEMOCRACIA, OPORTUNIDADES, FAMILIA, ESPERANZA, ILUSIÓN, TRANSPARENCIA, GESTIÓN, TRABAJO, CONSTITUCIÓN, RESPUESTAS  y sí ESPAÑA.

 

Sueño con muchos de vosotros, con experiencia nos acompañéis en esta dura batalla que va a ser que no nos roben ESPAÑA, si no que le saquemos más brillo.

Albert Einstein dijo: «No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. … Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias.»

Juntos podremos comernos el futuro y ellos, esos locos bajitos, no tienen por qué saberlo, pero SÍ VIVIRLO. 

Ojalá nos ayudéis a dar ese paso para que puedan recibir una España mejor, no más pobre, endeudada, enfrentada,  por los intereses espurios de unos pocos, sí, unos pocos que solo quieren el poder y cambiar un régimen que, con sus defectos, ha conseguido la España más próspera. Os quiero tocar la fibra, nosotros os necesitamos, pero los que más necesitan que hagamos equipo intergeneracional son vuestros nietos, hacerlo por ellos, dar el paso y decir la palabra más bonita del mundo SÍ. 

El que tenga que liderar que lidere.

SOS.

Joaquín Vázquez

Queremos que vuelvan ESOS MOMENTOS, Gracias ELE.

 

 

Desde la distancia…

… he podido parar para observar y aprender. Opté durante la Cuaresma alejarme un tiempo de las Redes Sociales para desintoxicarme del móvil y poder observar mejor los detalles.

Lo que nunca pensé es que lo iba a cumplir habiendo pasado todo lo que ha pasado durante este tiempo.

Lo primero que quiero es parar y rezar por todos aquellos que nos han dejado y dar gracias a Dios por haber podido estar todo este tiempo con Su mejor regalo: mi familia.

La distancia te hace educarte a la hora de sacar lo peor de ti, esa reacción impulsiva que a modo de tuit parece que cambias el mundo, y realmente poco cambias… más bien lo contrario, te intoxicas. Los Jesuitas lo llaman discernimiento, los empresarios reflexión.

Pues habiendo discernido, reflexionado hoy puedo decir:

Desde la distancia no quiero que los médicos, enfermeros, celadores, militares, policías, cajeros, sean héroes… solo pido que puedan hacer en condiciones y con dignidad su trabajo. Estando frente a una pandemía, que no guerra, no queremos que sean la infantería, queremos que sean médicos, enfermeros, celadores, militares, policias, cajeros.

No sé vosotros, pero no tengo la necesidad de aplaudir ni de cantar, siempre he estado profundamente agradecido a todos los que nos cuidan. Lo que sí que creo que deberíamos hacer es pedirles medios y que puedan hacer su trabajo dignamente.

Desde la distancia creo que hay que cuidar más que nunca nuestra democracia, nuestras libertades, nuestros derechos, pero sin olvidar nuestras obligaciones. He visto con preocupación como algunos quieren asaltar los cielos aprovechando nuestra debilidad, por ello os pido que salgamos de nuestro confinamiento para defender más que nunca aquello que ha costado tanto conseguir. La pobreza es más contagiosa que el virus.

Desde la distancia uno ve la imperiosa necesidad de que los mejores dediquen desde donde puedan parte de su tiempo a dar, a formar parte de nuestro sistema para mimarlo, para que todos podamos salir de esta y de otras.

Desde la distancia pido que vuelvan periodistas que defiendan la verdad, no quiero subvencionados de ningún lado. Su trabajo es indespensable para poder seguir siendo libres. Si solo por un tuit sabes a quien vota un periodista, este deja de serlo para pasar a ser simplemente una correa de transmisión.

Desde la distancia quiero dar las gracias a todos los que hacen y no dicen, los que han pensado más en otros que en ellos mismos.

Desde la distancia quiero encontrar a los mejores pensadores ocultos entre tanta información.

Desde la distancia quiero decir a los anticlericales, que Iglesia somos muchos, que Caritas es la Iglesia, que los Sacerdotes que se desviven por sus fieles son Iglesia, que muchos voluntarios De la Iglesia están dándolo todo en residencias donde no hay auxiliares, dando de comer a quien no tiene, miles movilizándose por tierra mar y aire, otros tanto con la oración, un verdadero ejercito solidario al que pertenezco y del que no me puedo sentir más orgulloso.

Desde la distancia decir que sin protocolos, plan y trabajo no vamos a salir de esta. La propaganda solo sirve para cuando existe una movilización, en el confinamiento solo cabrea.

Desde la distancia veo que nuestra generación ya no solo se va a preocupar de si llega en 2 horas su paquete de Amazon. Ahora tenemos mucho en lo que pensar y defender, no podemos ser la generación del fracaso constante, del egoísmo, del yo por encima de todo, del quiero, por encima del querer.

Desde la distancia siento tristeza que algunos en campaña se llenen la boca de la palabra gente, pero que no se les ve en primera línea cuando esa gente muere.

Desde la distancia creo que ser el país con mayor número de muertos por millón de habitantes es un fracaso, pero es más fracaso que los que llenan la boca de decir defender al indefenso hayan dejado tirada a una generación gracias a la que hoy estamos  en una situación que ninguna otra hubiera soñado. Nos cedieron el testigo y les hemos dejado tirados por considerar que su vida valía menos… Que tremendo error.

Desde la distancia también pido que los que pueden hagan, para que juntos podamos salir y volver a ser, pero mejores.

Desde la distancia pido que se empiece a hacer y se deje de decir. Hay que coger el rumbo para que pronto podamos salir de esta, con humildad, escuchando a los mejores y trabajando muchísimo.

Pero todo esto, claro, desde la distancia.

 

Sumar por España, más que España Suma

Soy de los que trabajó para que el centro derecha no estuviera en la situación trampa que se encuentra hoy, pero desgraciadamente muchos de mis compañeros lo entendieron como una deslealtad al partido, cuando fue lo más leal que pude hacer, pero claro por el Partido Popular y por España, no por ellos. Odio que el tiempo me haya dado la razón.

Hoy vuelvo a escribir sabiendo que yo no importo, y sí me importan mis conciudadanos y mi país.

Por ello pido a los dos líderes de los dos partidos de centro derecha PP y VOX, que tengan la generosidad de sumar por España, pero no el egoísmo de decir España Suma soy yo.

Ser el Presidente del Partido Popular o de VOX, no quiere decir ser el candidato, y si poder buscar una alternativa que de forma conjunta consiga lo que muchos españoles que sumamos mayoría queremos y gane.

No es lo mismo táctica, que estrategia y si el centro derecha no se une con un gran líder, tendremos a Pinocho Sánchez para rato, que no hace más que frotarse las manos una vez que ha neutralizado a Podemos.

Cuando la mentira no tiene castigo mediático, hay que conseguir que la VERDAD, tenga éxito social y arrasar en las elecciones.

Podemos ha preferido ser casta a asaltar los cielos y ese es su epitafio. Pero que el PSOE haya preferido el camino de no ser ni un Partido, ni Socialista, ni Obrero y desde luego no Español, es una gran estrategia en un reino de taifas, donde uno no suma, el socialismo está «de mode» por las nuevas ideologías feministas, ecologistas y animalistas y España les importa poco, que puede hacerle perpetuarse en el poder.

Si el centro derecha quiere acortar este plazo que tan brillantemente ha planeado Iván Redondo Productions SA, tiene que:

  1. Buscar un líder que traspase el duopolio informativo y llegue al corazón de las personas.
  2. El mejor equipo (Suma de los mejores) y trabajar, trabajar, trabajar.
  3. Darse cuenta que a los ricos, esta situación no les incomoda y buscar el apoyo del mediano empresario.
  4. Montar una única alternativa.
  5. Montar una cojo estrategia en comunicación.
  6. Apostar por lo que une.
  7. Programa claro y sencillo.
  8.  Trabajar en todos los ámbitos, antigua y nueva política tienen que ir de la mano.

Pero Señores, dentro de ocho años no vale, quizás hereden el desierto. Hoy lo urgente, prima sobre lo importante y tiene que ser para ganar cuanto antes mejor, llevar al adversario al rincón para que se convoquen elecciones en el menor plazo de tiempo posible y ganarlas, así como, ganar las próximas elecciones autonómicas y locales con grande líderes, sin dar nombres, muchos no están a la altura.

Hay que tener una estrategia clara y definida. Tenemos que jugar el partido para que, esta amalgama con un interés denominador común: El Poder, no perdure. Para lo que necesitamos un remedio generoso por parte de TODOS.

Hoy lo patriótico es ser honesto y saber si en el contexto histórico uno es lo mejor para el País, o, por el contrario, buscar lo mejor para el país en este contexto histórico.

Los de VOX se tendrían que tapar la nariz, como tantas veces han hecho, pudiendo pedir que se cumplan varias de sus exigencias y esta vez sí, consiguiendo que el PP sea más PP y menos social liberal que en la etapa de Rajoy y los del PP, unirse para que el barco llegue a buen puerto.

El PP si quiere ser Ciudadanos, dejará de ser el PP.

O despertamos, o tendremos esta fiesta para rato.

En este momento se necesita más que un España Suma, un SUMAR por ESPAÑA.

Joaquín Vázquez

Partido Popular: O «Johny be Goode», o «el Requiem» de Mozart.

Yo creo que en la vida no merece la pena perder mucho tiempo en el “te lo dije”, aunque lo dijera, y dar respuesta certera a una situación sobrevenida que requiere que se tomen decisiones importantes para, no solo garantizar la existencia del Partido Popular, si no, para poder tener un presente que represente a muchos de sus votantes y a otros que dejamos de serlo.

Echar la culpa a los votantes por haber encontrado amparo en dos partidos de reciente creación solo hace que el PP vaya desapareciendo poco a poco como la mano de Michael J. Fox en la foto familiar de «Regreso al Futuro» cuando se rompe la relación de sus padres.

Para explicarme mejor por si no has visto la película, entiendo que Pablo Casado es Mc Fly en el pasado intentando que sus padres, en este caso liberales y conservadores, separados por el exabrupto de M. Rajoy (Bizz Tanen) que les animaba a abandonar en uno de los últimos Congreso del Partido: https://www.youtube.com/watch?v=hS-b-npsDJI, el partido, se junten.

Si no se juntan otra vez, Mc Fly muere,  puesto que ya no tiene sentido la familia de la que es parte. Por lo tanto y siguiendo el símil de la película, si se quiere tener futuro, nada como trabajar para recuperar esa relación y ser por tanto casa común del Centro Derecha Reformista y Liberal, donde puedan convivir siendo un poco menos conservadores unos y un poco menos liberales otros, pero ambos con ilusión por el proyecto presentado y las personas que lo conforman. Regreso al pasado recuperando el PP de siempre, para poder tener futuro.

Después del varapalo recibido por el Partido Popular es hora de cerrar heridas y ponerse a trabajar:

Lo primero por España, motivo por el que  creo que sería bueno que Pablo Casado debería anunciar la abstención de los diputados del Partido en la investidura de Pedro Sánchez. Con ello conseguiría liberar a España de cualquier tentación de chantaje independentista y así conseguir que se pueda centrar el PSOE en lo mejor para el país, sabiendo que sus políticas socialistas encontraran apoyo o bien en Podemos, o bien en Ciudadanos,  pero liberado de las cadenas de los que quieren romper España. No es época de cálculo electoral, hay que tener altura de miras.

Sí es sí, sería el primer mensaje diferenciador con el pasado que marcaría una distancia, gesto que le elevaría a hombre de estado que tanto necesitamos y recuperaría el liderazgo de la oposición. Si su carrera política acabara aquí, acabaría con un gran gesto, si no, sería un gesto que podría rentabilizar en el futuro.

Lo segundo que, bajo mi humilde opinión, tiene que anunciar Pablo Casado es un Congreso extraordinario del Partido Popular para septiembre.

Con este resultado no puede aferrarse al sillón, 66 diputados es motivo de Congreso y de dar la oportunidad al Partido de recomponerse. Si quiere que se presente y vuelva a ganar, tiene la experiencia.  Pero es más que necesario realizar un Congreso donde poder volver a invitar a liberales y conservadores a formar parte del equipo de gestión que tiene que llevar la ilusión a los votantes para recuperar más de tres millones de votos. No hacer un Congreso es secuestrar al Partido y llevarlo al abismo, hay que tener reflejos para recomponerlo siendo diferente al pasado.

Lo tercero que tiene que anunciar, mejor hoy que mañana, es la ruptura total con el pasado y vender la sede Génova B 13. Ese edificio gafado no representa más que el peor pasado.

Hay que recuperar y encontrar a gente brillante, algunos en Génova (no muchos), otros nuevos, otros que se fueron, que hagan «tándem» para pasar al partido por el desguace y diseñar barco nuevo, “sin tutela ni tu tías” “sin aznares, ni rajoys” que han quedado para una foto en el álbum del titanic pepero.

El nuevo barco, necesita no solo centro de mando nuevo motivado y profesional, también un centro de operaciones limpio.  Se necesita incorporar a verdaderos profesionales al cuadro de mando, motivar a la gente buena de la casa, pero echar a muchos tóxicos que no suman al proyecto. Un Partido no puede estar gestionado como NNGG, hay que hacer un cambio radical.

Cuarto, No es hora para novatos, creo que Pablo tiene que hacer dimitir a todos los estrellados, para que en el Congreso estén los mejores diputados. Personas como “Adolfos”, Edurnes” y otros no deben recoger sus actas de diputados como gesto de generosidad para que otros como “Lasketis” y “Aragonéses”  puedan formar un núcleo duro de resistencia. En esta legislatura la experiencia parlamentaria va a ser un grado y la posibilidad de recuperar el pulso en el Congreso fundamental para el Partido.  Gracias por los servicios prestados, pero es momento de políticos profesionales que sepan jugar el partido desde el principio y no de novatos que no saben donde están los botones que tienen que pulsar.

En definitiva, muy resumido, pero muchos deberes.

Estamos ante un momento en el que el líder, sea quien sea, tiene que empezar a tocar Johny be Good, si no, pronto escucharemos el réquiem de Mozart y el Partido Popular habrá desaparecido.

Regreso al Futuro: Johny be Goode

 

PD: Hay algo que sí quiero dejar claro, hace años pensé que esto iba a pasar y me dejé la vida para que el PP no se rompiera, puesto que ya sabía que la fragmentación del voto del centro derecha era nefasta, pedí que se renovara el Partido, Congresos, nuevas caras, nuevos proyectos que ilusionaran y no me hicieron ni caso. Hoy  si vuelvo a escribir es con la misma intención, quiero que el PP gane, y quien no lo vea, a lo mejor es que sigue mirándose al espejo y se ve vestido…

Carta abierta a Pablo Casado

Querido Pablo:

Hace tiempo que estoy pensando en escribirte, antes incluso de que dieras el paso para ser Presidente del Partido Popular, donde nos conocimos hace años y que por razones que conoces, e invitado por algunos que no quisieron ver, me tuve que desafiliar.

Lo primero es que el tono de esta carta es constructivo, si la lees, no la leas en otro.

Te escribo para decirte que sí, has puesto una cara nueva; sí, has recuperado un discurso olvidado; sí, has empezado una nueva etapa en el Partido Popular; sí ,quieres recuperar valores perdidos; sí, quieres que volvamos a creer en un proyecto que dejó tirados a muchos millones de votantes. Pero, también sí, lo estás haciendo con fórmulas pasadas que han demostrado que ya no funcionan y, sí, la retórica no es suficiente. Otra vez el Partido se olvida de su fin protagonista: las Personas.

El PP era el Partido de Centro Derecha de referencia, pero la corrupción, la falta de principios y valores, la mala conducta de muchos, el incumplimiento de promesas electorales, las cuotas de poder de los 17 PPs, que no quisieron sumarse a un proyecto nacional y se hicieron, por lo menos, «regionalistas», y una política real socialdemócrata,  han hecho que las siglas hayan sufrido no sé si rejón de castigo o de muerte.

He estado atento al Congreso y, ¿sabes?, he visto reflejados los mismos Congresos en los que participé y, yo, dejé la política hace ya 10 años. Lo de siempre, hoy ya no vale.

He visto un formato caduco, un formato antiguo para una sociedad que está pidiendo a gritos algo distinto; he vuelto a ver muchísimas caras de supervivientes que, además, te odiaban y odian, aplaudir para poder ganarse un sueldo que en la empresa privada jamás tendrían; he vuelto a ver un recinto cerrado para aclamar al líder, como si de un rey y su castillo se tratara. Pero, no he visto al líder ser lo que reclama la sociedad española.

Sé que tu puedes dar mucho más de ti mismo y cambiar todo lo malo de golpe y porrazo. No hagas la política que nos enseñaron a hacer en NNGG, puesto que eso  puede hacer que sobrevivas, pero no es lo mejor para el futuro del PP y de España.

Efectivamente, se ha vuelto a modificar un poco el logo, se ha vuelto a modificar un poco el himno, se ha vuelto a modificar un poco el discurso, pero poco más y eso no es suficiente.

Otra vez un partido protegido intramuros, rodeado de muchos supervivientes que no quieren que veas que fuera puedes encontrar mucho talento, aquellos que con excusas te van a querer aislar de personas que solo queremos que el Partido sea la casa común que, grandes amigos como Carlos Argós y sus fundadores, querrían que fuera para liberales, conservadores, democristianos y algún social demócrata converso.

De verdad, creo que puedes ser la persona que podría cambiar mucho de lo mal hecho, pero el retrovisor no sirve nada más que para que la gente piense que han vuelto «las tutelas y tutías». Creo que poca gente te dirá la verdad mirándote a los ojos y que, como siempre, esta carta es una auto-inmolación, pero no importo nada, si al final se hacen las cosas bien y eso significa dar al PP la vuelta como un calcetín y dejar atrás a gente que fue muy importante pero que hoy no es más que palos en la rueda.

Por cierto, el hecho de que dos Ex-Presidentes de un mismo partido, ya «mayorcitos», no puedan compartir espacio y foto, demuestra la ruptura total y la inmadurez de unos políticos que, no solo son tóxicos para sí mismos sino para todo el partido. Es por ello hora de la lejía, de limpiar a fondo, de hacer una catarsis, puesto que no hay que ser de Aznar o de Rajoy, hay que empezar de cero para poder hacer ese proyecto de centro derecha sin complejos que la Sociedad reclama.

No soy yo el que dice que hay que «refundar» el centro derecha, las pinceladas no valen. Hoy se ha apostado por una continuidad camuflada y el motor puede gripar.

Es la hora de ser valiente, de cambiar estructura y forma de funcionar; de profesionalizar procesos, de aprovechar lo bueno y extirpar los males endémicos; de vender Génova 13, de matar a las gaviotas antes de que se coman al Partido Popular.

La falta de verdad es el final de cualquier partido y, no sé si será VOX, u otro, pero si no se resetea, el PP muere. Muere por seguir teniendo mugre en el cajón, falta de ideas claras, pero, sobre todo, por no haber ejecutado la ideas prometidas cuando se ha gobernado. Se ha perdido toda la credibilidad.

Pablo, otro punto importante es que el PP sigue teniendo escondido entre bambalinas a muchos  y su verdadero lugar debiera ser la cárcel, los conocidos ya lo están, ahora faltan otros tantos que llevan 30 años chupando del bote y siguen ahí, escondidos, en administraciones y empresas públicas. Si no haces limpia, acabarán limpiándote a ti.

Es igual de importante vender la sede «B» de Génova, los cimientos de ese edificio están podridos. Venderla y volver a empezar de cero, es una forma de romper con el pasado.

Por otro lado, enarbolas la bandera de una nueva política pero, para ello, es necesario hacer aflorar el talento. Por ahora no se ha profundizado verdaderamente en el problema interno real de un partido con un sistema de funcionamiento antiguo, basado en reinos de taifas, reinos de taifitas y reinitos, es decir, de una estructura muy pesada heredada que, hoy, las NNTT se saltan a la torera. Estructura pesada que no te deja ver el bosque y  captar y/o descubrir a los mejores, puesto que ya se encargan «ellos» de hacer el filtro para que así sea y se pierda a mucha gente buena que tendría mucho que aportar. La organización del Partido tiene que cambiar radicalmente para que los mejores nos gobiernen, no los que más tiempo lleven en el Partido.

La correa de transmisión está anticuada y, no me malinterpretes, hay también gente muy buena, pero es necesaria una verdadera transformación en una nueva era.

Pablo, el problema del PP es que no ha cumplido su palabra, quiso ser más de centro que de derechas y, al final, se convirtió en buro-socialdemócrata; eso ha hecho que muchos ya no se fíen,  no nos fiemos, y no hay nada más difícil de recuperar que esa confianza perdida, diciendo que se va a hacer lo que con la más amplia mayoría absoluta no se hizo.

Por ello te escribo, es el momento de que, de los gestos y las palabras, se pase a los hechos y modernizar el Partido. Puede que sí, que seas Presidente, pero, al mismo tiempo, el partido acabe desapareciendo.

Mucha suerte en tu tarea.

Joaquín Vázquez

 

 

 

 

 

Hacerse pequeño.

Artículo escrito después de la peregrinación a Lourdes con enfermos en mayo de 2017,

Parece mentira, ayer estábamos contigo y hoy volvemos a la rutina, a nuestros despachos, oficinas, hospitales, casas, calle, albergues, residencias, parroquias, grupos de voluntariado, etcétera. Volvemos sí, pero lo hacemos otra vez más de forma diferente después de asistir a Tu llamada, después de muchas horas dedicadas por tantas personas anónimas que llevan meses trabajando para que todo salga perfecto y podamos cumplir nuestra sencilla misión de llevar a Tus “enchufados” a verte a Lourdes.

Para los que no nos conozcan decir que los hospitalarios de la Hospitalidad de Lourdes de Madrid y cualquier otra, somos sencillos meros instrumentos para que ellos, enfermos, puedan cumplir su deseo de poder presentarse ante la Virgen María en el lugar donde eligió hacerse presente para ellos, Lourdes. Los enfermos quieren poder estar ese rato con Ella a solas llevando su cruz y entender, como dijo el Cardenal de nuestra Archidiócesis Don Carlos Osoro, Cardenal que este año ha peregrinado como otro hospitalario más, que son los verdaderamente importantes y protagonistas en el corazón de Dios.

Cada peregrinación es diferente y desde luego que esta ha sido así, otra lección de vida.

Este año como bien sabes ha sido el centenario de Su aparición en Fátima, Fátima y Lourdes, dos veces, de tantas otras, que nuestra Madre ha decidido hacerse presente por su infinito amor hacia nosotros y guiarnos, dos lugares que no compiten, sino que son muy complementarios con grandes denominadores comunes.

La “Jefa” así es como yo la llamo, es la mejor intermediaria que tenemos para con Dios. Si lo piensas fue la primera en recibir la primera comunión por ser templo de Dios, fue esa casa del Padre después de decir con valentía sí, un SÍ en mayúsculas a sabiendas de que su vida desde ese momento sufriría un cambio radical, pasando de ser una humilde mujer, a ser la madre de Dios con todas las consecuencias.

Efectivamente, madre de Dios con todas las consecuencias, siempre pensamos en Ella como la elegida y pocas veces como madre. ¿Cómo y cuánto debió sufrir al ver a su hijo clavado en la cruz? Pues igual sufre por nosotros y tanto en Fátima como en Lourdes supo elegir bien a sus intermediarios.

Su elección, como todo lo que hace Dios, no es baladí, es volver a darnos una lección de lo que el Padre busca en cada uno: Sencillez, valentía, lealtad, confianza, humildad e inocencia.

¿Por qué elegir a niños y no a adultos para mensajes tan importantes?

Santa Bernardette, “la Bernarda”, era una niña humilde, pequeña, rechazada y enferma que con valentía afirmó ver a una Señora que la miraba “como a una persona”, ella repudiada por la sociedad en la que vivía tenía sed de sentirse sencillamente persona; Ella, como Madre, no sabe mirar de otra manera, siendo esa pequeña muchacha su instrumento para dar un toque de atención al mundo y volver a recordarnos el mandamiento de su hijo de “amar al prójimo”, siendo ese mirar el primer gesto que todos deberíamos aprender para poder cumplirlo, mirando “como a uno mismo” a aquel que tienes en frente.

Han tenido que pasar casi veinte años peregrinando para empezar a entender muchas cosas e ir descubriendo que la técnica hospitalaria puede estar más o menos pulida, pero que el significado de ser hospitalario de Lourdes tiene una dimensión mayor a sabiendas de que Dios no elige a los capacitados, si no que capacita a los elegidos.

Como sociedad deberíamos aprender mucho de lo que representa la Hospitalidad de Lourdes de Madrid, donde todos, cada uno de su padre y de su madre, somos capaces de cambiar un poco el mundo poniéndonos de acuerdo y trabajando por un fin común, dejando en nuestros armarios todo lo que nos separa y sin perder nuestra condición humana, con nuestras diferencias, conseguimos dar todo de nosotros por ellos durante cinco días. No es un viaje de placer, es una Peregrinación Católica Mariana, con todas las connotaciones que cada una de esas tres palabras conllevan.

¿Qué sería de nosotros si fuéramos capaces de hacerlo durante 365 días? Que seríamos verdaderos X-Men Cristianos del siglo XXI.

Como escribía antes en Lourdes uno tiene la misión de llevar a un enfermo a Su llamada, pero lo que no sabes hasta que lo vives es que Ella te cambia sobre todo a ti, ya no volverás a ser igual, serás diferente, el mismo pero diferente.

Algunos consiguen de verdad cumplir su mandato de buscar su santidad, otros volvemos a nuestro mundo siendo capaces de olvidar con el paso de los días todo lo que hemos recibido y por ello nuestra necesidad egoísta de repetir, porque sí, a Lourdes vas a recibir.

El mayor regalo que te hace es darte cuenta de que existe una forma de vivir diferente, en comunión con Él, en la búsqueda de la paz contigo mismo, en saber que tu abandono en Él es el Camino para saber la Verdad y poder vivir la Vida, todos tenemos nuestro camino y debe ser respetado, tanto en tiempo, como en proceso.

Los que hemos dicho sí a ser hospitalarios tenemos una gran responsabilidad por saber que después de nuestra Consagración a María tenemos dos obligaciones, la primera acudir a su llamada, la segunda ser hospitalarios en la rutina, es decir,  para con nuestros padres y hermanos, nuestros amigos y sus familias, nuestros compañeros de trabajo, pero también en nuestra forma de mirar, teniendo que hacer el esfuerzo de mirar a todos como una persona.

Muchos sienten lástima de los enfermos que llevamos, yo me río ante ese sentimiento por saber en primera persona que yo he ido a Lourdes más enfermo que cualquiera de los peregrinos que acompañamos en las peores condiciones, puesto que: ¿Qué enfermedad hay peor que la del alma? ¿Qué hay peor que la nada?

He podido conocer a personas con enfermedades terribles, deformidades, personas en sillas de ruedas infinitamente más plenos y llenos que yo; pero nunca he conocido a un enfermo mayor que aquel que deja poco a poco morir su alma, dejando de confiar en Él, para teniéndolo “todo”, acabar teniendo nada.

¿Quién de verdad lleva a Lourdes a quién? Físicamente es indudable, espiritualmente te puedo afirmar que nos llevamos todos a todos, cumpliendo la definición de parroquia que no es más que al final ser familia de familias, en definitiva: hermanos. Por cierto, qué palabra más increíble.

Hay historias mil que uno podría contar, anécdotas, siendo para muchos lo importante solo las curaciones de enfermedades, no de almas, por cometer el mismo error que el discípulo Tomás y solo creer si ven.

Para poder entenderlo escribo como anécdota la curación de un niño enfermo pequeño que asiste con su hermana a la adoración del Santísimo, la enana se levanta y se permite recriminar ante la mirada atónita del Sacerdote al Señor y decirle: “Que sepas que si no curas a mi hermano se lo voy a decir a tu Madre”.

Si te quedas en que su hermano se curó, te quedas como Santo Tomás en lo menos importante sin dejar de serlo, puesto que lo realmente impresionante es ver a través de los ojos de la niña que cree tanto, que ve verdaderamente a Dios allí presente, y es capaz de hablarle sin complejos a ese mismo Dios que seguro que con una sonrisa se acordó cuando se escapó del templo, de la bronca que le había echado su Madre por el susto que le dio, no queriendo recibir otra igual.

Quizás uno de los mejores secretos de ir a Lourdes es poder estar con Ellos allí, con Él pero también con su Madre, nuestra Madre. Es un tres en uno.

Nos comentaba el Padre Pablo que hubo un Sacerdote que no quería dar la primera comunión a un niño con Síndrome de Down, hijo de un hospitalario y éste no entendía el por qué. Ante la insistencia del padre, el Sacerdote le dijo: “Bueno yo le hago dos preguntas y si es capaz de responderme, podrá hacer la primera comunión”. A la primera, señaló un crucifijo de metal y le preguntó al niño: “¿Éste quién es?” ante lo que el niño respondió: “la gente dice que Jesús, pero no saben que es el falso” y luego señalando al Sagrario le preguntó: “¿Y Éste quién es?”, a lo que el niño contestó “Jesús, pero éste es el verdadero.” Ante tal lección de catequesis el niño pudo recibir la primera comunión y el Sacerdote su cura de humildad.

Ese es el verdadero espíritu de Lourdes y el mensaje que también nos quiso dar la Virgen María eligiendo a una niña analfabeta, pobre, pero lo más importante humilde de corazón.

De verdad que es una pequeña gruta, donde uno puede sentir la verdadera definición del valor de ser católico, ni más, ni menos, con cada una de nuestras miserias haciendo el camino de la búsqueda de la perfección que no es más que el sinónimo de abandono en Él para poder ser un Santo anónimo.

Uno lleva toda la vida haciendo un camino para hacerse mayor y descubre que lo mejor es hacerse pequeño y humilde de corazón como Santa Bernardett.

Hoy la Hospitalidad está formada por cientos de personas, sí, sí, cientos. La última peregrinación de Lourdes en octubre fuimos aproximadamente 1.100, ellas como damas y su uniforme que parece de enfermera de la película Pearl Harbor y nosotros con nuestra camisa azul y pantalón gris. Todos y cada uno de nosotros con una historia que hemos ido escribiendo a nuestra manera. Yo siempre digo que no es que un amigo tuyo te haya dicho que vayas, como en mi caso, no es que este artículo te haga ir, es que Ella te llama y vas, si es solo una vez será suficiente seguro, si son 50, como tantos hospitalarios ejemplares, será por otras razones.

Alguno se cortaría la coleta y dejaría de juzgar a los que somos católicos si viera que esas quimeras que vende desde la política, muchos cristianos las están llevando a cabo de verdad, hoy, en la calle, en hospitales, colegios, albergues, residencias de tercera edad, etcétera. Pero como bien me dijo una Hermana de los Pobres: “a mí que me critiquen, pero que me dejen seguir cuidando de estos ancianos.”

No me quiero distraer, ver a una persona de 84 años con más de 50 peregrinaciones a sus espaldas ser abrazada por hijos de madres con VIH y que la llamen abuela es algo que mis he visto y que no olvidaré jamás. Mientras otros hacían películas y programas para concienciar, ella ya les estaba recogiendo, sin saber y confiando, a niños con la enfermedad para poder llevarlos a Lourdes y cuidarlos, siendo su referencia, cuando otros tenían miedo al roce, a sus heridas, al contagio, Vicky se los comía a besos, hoy no deja de sonreírles y quererles, incluso ante las dificultades como el fallecimiento de Ana hace unos pocos meses. Gracias Lala.

Pues ésta es la Iglesia Católica que muchos no quieren que se vea y que no es noticia. La hospitalidad es un tentáculo más, una rama del tronco común de la definición de la palabra amor, con nuestros errores, pues claro que sí, pero a sabiendas de que nuestra condición humana se supera y que existen verdaderos milagros que van mucho más allá de la curación de una enfermedad.

En la hospitalidad hay muchas Vickys con distintos nombres que son capaces de ser verdaderos espejos donde uno debe mirarse: Guillermos, Myriams, Luises, Samis, Marías, Rocíos, Teresas, Carloses, Leticias, Javieres, Santiagos, Mónicas, Fátimas, Dámasos, Pablos, Palomas, Martas, Diegos, etcétera y etcétera.

Es impresionante ver que como la mejor orquesta se forma con todos los instrumentos, todos importantes, desde las personas que hacen el trabajo más sencillo al más complejo, los Sacerdotes, los médicos, los enfermos, los voluntarios, ya sean los de material, como los que hacen los uniformes, los que van a visitar a los enfermos, los que rellenan las fichas médicas, los de cocina, todos, dejando a un lado cada uno nuestros defectos, somos capaces de llevar a cabo el viaje más importante del año.

Me despido dando gracias otra vez y con ganas de volver, sé que continuará, porque hay cantera y son familia elegida. “No lo hagas por amor, ama”.

Joaquín Vázquez

27 de mayo de 2017

VENTE: http://hospitalidadmadrid.org/