FENOMENAL

31 Jul

Tengo una muy buena amiga americana que me dice que no entiende como a todos los Españoles nos va siempre FENOMENAL.

Pensándolo mucho he llegado a la conclusión de que tiene más razón que una santa y todos, y me incluyo, hemos caído en la trampa de escondernos detrás de semejante “palabro”.

Situación:

Te vas a cenar, territorio amigo,  quedas con varios “conocidos” algunos amigos de verdad, otros no, denominador común, a todos les va fenomenal.

Parece que reconocer dentro de la manada humana que puedes llegar a tener cualquier problema es signo de debilidad, ellas siempre bien, ellos siempre mejor, todos: contentos.

“Fulanito: ¿qué tal? Fenomenal, todo fenomenal. Pero no sabéis que fuerte lo de menganito (Este no es está en la cena). Se aprovecha la tesitura para una caza imaginaria y zas, acaba despellejado virtualmente en el salón y con la cabeza colgada cual trofeo.  Todos relajados, pufffff, no se ha opinado sobre nadie de los presentes, no se ha adentrado en ninguna pregunta que pueda desmontar ese FENOMENAL. Victoria.”

Abro un breve paréntesis en la cena para decir que una de las cosas que he entendido últimamente es que la palabra mágica se llama tiempo, ahora eso sí, requiere dar de ti mucho más que antes, puesto que no es solo estar, es observar, escuchar, atender y sí, he descubierto que a mí me encanta dedicar tiempo a las personas y conocer, casi todos te sorprenden.

Vuelvo a la cena, los humanos más valientes son aquellos que por cualquier factor x, son los primeros que tienen abandonar la manada, dentro de alguna manera saben que el ritual de la caza de “menganito”, se va a repetir. Beso, beso, abrazo, mano, muchas gracias y después de mucho fenomenal, se cierra la puerta y….

“¿Sabes? Pues no les va tan bien, tienen muchos problemas y parece que se van a separar. ¿Has visto cómo se miran? ¿Ella que broncas, como le aguanta?, pues creo que el está buscando curro etcétera y etcétera”

Parece que los primeros que se van son los que están más expuestos a ser los siguientes trofeos, yo creo que por eso en España hacemos tanta sobremesa.

Te preguntarás de que va este post. Para mí es un ejercicio de transparencia para afrontar otra de las enfermedades del siglo XXI, el antídoto contra los “fenomenal” falsos es la eliminación de juicios, es la verdad, es no tener envidia, es buscar más en ti y mucho menos en los demás, es no justificarte, ante terceros, es empezar a cambiar con humildad una actitud viciada.

Hemos entrado en una rutina que parece que si muestras cualquier atisbo de debilidad, los juicios de terceros van a hacer mella en nuestras familias, trabajo, amistades, VIDA y es completamente falso. Baste decir que espero que de verdad te vaya fenomenal, vulgarmente de puta madre, pero tengo más claro que al agua, que la vida no radica en la apariencia perfecta de los acontecimientos.

Tenemos una enfermedad inherente a nuestro sistema social: juzgar. El tener nuestros propios juicios sobre los demás, hace que se produzca auténtico pavor por los mismos juicios que otros inversamente puedan tener sobre nosotros, el resultado: FENOMENAL.

Parece que si uno no tiene una familia perfecta, nuestros hijos no son perfectos, nuestra relación con mujer/marido es perfecta, que tu casa es la más perfecta, que te vas de veraneo al sitio perfecto y  yo me pregunto ¿Qué narices más da la perfección?

Es lo que llamo el efecto “Zara Home”: todo es muy perfecto, pero todos lo tenemos igual, su éxito, que pensemos que como otro los tienen, con poco margen de error, has acertado.

Algo básico que tenemos que aprender es que si juzgas serás juzgado, y todo empieza juzgándonos primero a nosotros mismos. No te juzgues, vive, apasionadamente, eres ya perfecto/a.

Si vives en la mentira, los demás no te perjudican, te haces daño a ti. Está claro que lo que no vas es a ir por las cenas siendo el palizas que siempre cuenta todo aquello que no viene a cuento, en esta ocasión la situación de lugar es importante, pero no vivas en contra de la verdad, puesto en este castillo de naipes, siempre vas a ser tú el que coloque las cartas, si imitas a otros, si esperas a que otros lo hagan por ti, será un castillo sí, pero no el tuyo.

Todo aquello que vas metiendo en el cajón obscuro de lo imperfecto, acaba haciendo que seas cada vez más esclavo de ese cajón y de los juicios. No le dediques ni un minuto a qué pensarán los demás sobre  tu vida no perfecta, puesto que las vidas no se definen como tal, vive, y toda experiencia lo que hace es ser más tú.

Efectivamente y no es noticia, la perfección no existe, la realidad supera la ficción y tu vida no es una película. Tu, tu vida es un conjunto de imperfecciones, que tenga armonía solo depende de ti.

No pierdas el tiempo juzgando, pero dedica todo el tiempo a conocer, sin tener miedo a preguntar, a rascar para quitar la primera capa de mierda socialmente establecida.  Lo mejor está en el fondo, muy en el fondo, cual tesoro, una vez encontrado, mucho más enriquecido.

La otra pata importante de todo esto, es que te traiga al pairo los juicios de los demás, que no consejos, recomendaciones,  pero sí lo juicios  malignos de aquellos que ni te conocen, y que no se van a molestar en conocerte, pero se lo van a pasar pipa despellejándote hasta que se den cuenta del tiempo perdido y la estupidez, sobre todo por la mentira al descubrir que lo que han hecho es despellejar a alguien que de verdad no saben quien es, peor aun, no han dedicado un minuto a conocerse a si mismos. Sorpréndeles.

Pues eso te quería escribir, llevo tiempo gracias a otra amiga Susana, trabajando en la reconducción de hábitos mal adquiridos. Nunca es tarde si la dicha es buena. Y el resultado está siendo mucho mejor de lo que esperaba: Me importan aquellos que me quieren conocer.

Feliz fin de curso, descansa y que el curso que viene nos volvamos a encontrar.

Vive sin cadenas imaginarias, más si te las quieren poner otros. JE VEUX.

https://www.youtube.com/watch?v=eMo2p70b4KA

¡¡¡Alejandría a la Soltería!!!

22 Jul

¿Es Egoísta el soltero
por no haberse regalado?
No con la cabeza al cero,
Uno bien se lo ha pensado.

Es gracioso ser soltero,
De tu vida han opinado,
Que si simple, si el dinero,
O bien eres desjuiciado.

Lo mejor de ser soltero,
Es el no tener pasado,
Hago siempre lo que quiero,
Más que cualquiera casado.

Lo bueno de ser soltero
Es que no me he equivocado.
Y aunque es ella lo que espero,
No me he metido en tinglado.

Que conste en acta el soltero,
No es que no haya madurado,
Aunque suene palabrero,
Respeta mucho ese estado.

Lo grande de ser soltero,
Es que no me he divorciado,
No me ponen ningún pero,
Y no hay hijo malcriado.

Y si tú estás bien casado,
No me seas tan grosero,
Que si no hay cambio, pesado,
Es por querer ser soltero.

Si ya me lo has preguntado,
No vale solo un rasero,
Pues es de maleducado,
Y ser un poco buitrero.

Y si nunca has ayudado
No me seas cebollero,
Cortante y muy afilado.
¡¡No seas tan carroñero!!

Que uno actúa con esmero
Por lo que siempre ha soñado,
Conquistar cual caballero
A ella, que no ha llegado.

Al universo de lo sencillo, desde la vuelta al calcetín.

19 Jun

El otro día una amiga me envía un post de una compañera bloguera que copio http://www.eluniversodelosencillo.com/no-me-ligues-conquistame/

Lo leí con atención y he pensado muy mucho si contestar o no. Piso con dedos de plomo las teclas de mi ordenador por no querer que se malinterprete, busco con el suyo seguir la filosofía del propio: Sumar.

Desde mi rincón, un pacto: si algo conseguimos, a la primera cerveza invito yo. Sé que quieres ser conquistada, y yo quiero… Quiero sencillamente ser conquistador.

Hay una realidad que confluye en el siglo XXI: la falta de conquistadores, es directamente proporcional a las mujeres que merecen ser conquistadas, primera conclusión.

De toda la vida ha dependido de vosotras que nosotros pasemos de ser “tontos” como nos llamas en tu blog por querer ligar un día, a “listos”, por querer tener una vida apasionante junto a ti, algo que te puedo asegurar también anhelo.

Si un tío se ha acostado con “X” tías, es por existir el mismo número indeterminado de mujeres que se han querido acostar con él “por su cara bonita”, y no han preguntado nada. Hoy la realidad es que hay más putas que princesas, y por mucho que duela oírlo… Pretty Woman es solo una película. Lo peor es que casi todas no lo son/sois, más bien todo lo contrario, pero se cae en lo socialmente establecido y no logro entender como os hemos hecho tanto el lío.

Lo nuestro era sabido. Lo peor es que nuestro sistema básico no nos hace sufrir durante la eternidad, somos así, sin embargo vosotras, y menos mal, sois diferentes. Vuestros actos improvisados suelen dar para más que una cena con amigotes, os hace pensar en reflexionar sobre vosotras, él, y sobre todo lo que pudo ser y no será jamás. No necesariamente al día siguiente, puede que ni al mes, ni al año, pero en algún momento, ese pasado vuelve. Sí, sentís de forma diferente, eso es algo muy positivo y algún mago os ha engañado para que no lo queráis poner en valor.

Por regla general solo somos hombres un tanto básicos que cogemos aquello que nos dejan coger. ¿Cuanto más daño os podéis seguir haciendo?

Creo que tenéis un enemigo: la igualdad, mal entendida. Baste decir que soy feminista convencido, así que es obvio que no me refiero a salarios, oportunidades profesionales, me refiero a la igualdad interior, la más importante y que jamás de los jamases será lo mismo, si no, yo creo que esto ya se habría acabado hace mucho.

Hace poco una amiga psiquiatra me estuvo explicando la diferencia científica entre vuestro cerebro y el nuestro, bajando su nivel al mío, me dijo: “Mira Joaquín, para que lo entiendas, nuestro cerebro es 4G y el vuestro es un Fax, y cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes.” Pues eso, si nos dais opciones, vamos a coger siempre la más fácil y sí ser fax, hay veces que tiene sus ventajas, pero desde luego que si un 4G intenta ser fax, se dará cuenta de los múltiples fallos que tiene, a largo plazo eso sí.

Me hace gracia la dicotomía, tu blog se llama el universo de lo sencillo y hablas como mujer, cuando creo que es un universo maravillosamente complejo.

En mi humilde opinión, muchas buscan un Grey que tenga casi todas sus virtudes, viaje, tenga éxito, lea, te descubra, sea apasionado, etcétera. Pues aquí viene la verdad más absoluta: los Grey no son hombres que quieran conquistar, solo buscan un placer que de respuesta a su ego, perdón EGO en mayúsculas y las mujeres que no se sacian con ellas mismas, jamás encontraran en ellos una buena compañía, más bien solo un compañero de un viaje cuyo final ya está escrito.

Si de verdad quieres ser conquistada por alguien que te merezca, lo primero es que no tienes que enfocar tus frustraciones en él, tienes que ser 100% tú, para poder ponerte en presencia con él.

Estamos en un mundo donde se premia “mujeres y hombres, bíceps y berzas”. Vamos que no hacemos más que tirarnos piedras contra nuestro propio tejado.

Todas las que me reenvían tu post, tienen un denominador común y yo les pregunto ¿Te mereces ser conquistada? Si la repuesta es sí, serás conquistada. Es muy fácil, si quieres que te conquisten la verdad más absoluta es que tienes que proponértelo, el primer paso depende de ti, tener algo de paciencia y luego nosotros, él, que posiblemente sea uno que al principio no hacías mucho caso, te conquistará.

Me impresiona la capacidad de muchos, hombres y mujeres, mujeres y hombres, de rellenar hojas de “excell” con cualidades de otro para saber si vas a poder vivir la historia de amor más apasionante, la cruda realidad siempre supera la ficción:

La verdad, se acabará esa pasión, conocerás mi cuerpo y yo el tuyo de memoria y aparecerán otras tantas posibilidades por ti y por mi. Cuando ocurra ¿vas a volar?

La verdad, tendremos hijos y se acabarán los viajes. ¿Cuándo nazcan? Y tengamos que ser un equipo para llevar todas las cosas adelante ¿querrás viajar sola?

La verdad, alguien caerá enfermo, nuestros padres envejecerán y tendremos que multiplicarnos, puede que el enfermo sea yo y tengas que cuidarme. ¿Me quieres como para no abandonarme en la peor circunstancia?

La verdad, puede que no cumpla mis expectativas profesionales y tengamos que vivir modestamente. ¿buscarás lo material con otro?

La verdad, el futuro es una incógnita, me quieres ahora, o ¿tengo que cumplir todos tus sueños?

Yo quiero quererte también en el silencio.

Este juego es una continua formación para estar preparado para todos los imprevistos. Perdóname por ser sincero, pero claro que aspiro a la grandeza, la grandeza de lo sencillo…  ir desprendiéndome contigo de todo lo que es ser dos, para ser uno, de no importar nada más que tú y que yo, finalidad existencial de todos, dejar de pensar en “yo” a pensar en “nosotros”. Pero eso solo lo podremos conseguir cuando vosotras queráis, eso sí, si quieres leer, lee, si quieres viajar, viaja, si quieres pasión, sé apasionada, pero no me pidas lo que quieras, solo pídeme que te acompañe.

En definitiva, decirte que por ambas partes consiste, si queréis ser conquistadas y nosotros conquistar, en que dejemos de ser egoístas.

https://www.youtube.com/watch?v=QINbgIJRPSQ

y al final me encontré a mí…

18 May

¿Quién soy yo? ¿Qué quiero que sea de mí? ¿Hacia dónde voy? ¿Qué creo? Me preguntaba. Ya desde hace un tiempo estoy volviendo a buscar en los libros respuestas a mis preguntas que tanto sentido dan a vivir, que como bien escribió Schopenhauer es un arte. Quizá suene petulante decir que estoy leyendo filosofía, pero nada más lejos de la realidad… Empecé a leer por no encontrar respuestas conmigo mismo, por miedo, por inseguridad, pero sobre todo por querer saber y poder responderme en libertad, a sabiendas de que seguro otros más inteligentes que yo, ya lo habían pensado antes. Llevamos siglos intentando dar respuestas, unas pueden ser útiles para ti, otras para mí, pero lo que está claro es que mucho de lo que te pasa y le ha pasado a alguien antes y bien que te puede servir lo que nos dejó escrito.

Humildemente pienso que estamos dejando de querer conocer y darle importancia a ciertos temas porque ya lo sabe Google, que sí, lo sé, en algunas ocasiones puede ser San Google, pero bien sabe Dios que en otras puede ser el peor de los demonios que poco sirve para que busques en ti, tu mejor yo y puedas ir cogiendo poso como buen vino en barrica. Al final, si todo está más accesible que nunca, pero no lo leemos ¿Para qué sirve?

Sin conocer, te quedarás solo en continente, sin contenido y de verdad que lo importante, digan lo que te digan, es tu contenido, piénsalo.

Muchos sabéis, si me conocéis que soy una persona de Fe, si afortunado por tenerla, pero también he pasado por momentos de duda y curiosidad, de preguntas sin respuestas, de buscar para poder encontrar. Hoy, me siento privilegiado por haber aprendido algo que bien podría servir a creyentes y agnósticos: la verdadera importancia del SER, que no es más que decir TU verdadera importancia, con pedantería.

Para ti, que hay más importante que Tú, aléjate del EGO, de tu mente egocéntrica, cierra los ojos y siéntete, es un ejercicio que llevo haciendo hace poco gracias a un libro que jamás pensé que leería y de verdad que te puedo decir que es un lujo ponerte en presencia de tu vida.

Decía Descartes: “Pienso luego existo”; pues aquí vengo yo para decirte que sin pensar ya existirías, o caso no existen las flores, el cielo, no existe el mar, no existen los animales y un largo etcétera. ¿No puedes abrazar a alguien con Alzheimer y sentirle? ¿Dejó de existir? obvio que no, si sientes, existes y si existes tienes todo por descubrir dentro de ti, aunque muchas veces te distraigas buscando respuestas fuera.

Escribí en su día sobre lo que Horacio quiso decir sobre el Carpe Diem (https://lavueltaalcalcetin.com/2014/04/30/carpe-diem/) y creo que según voy leyendo sobre lo que otros pensaron, seguramente de manera más acertada que yo, me doy cuenta de la importancia de ese carpe diem, de vivir el ahora, de estar en plena consciencia de lo que soy sin querer que los sueños dejen de ser más que sueños y viviendo en presencia cada momento, para poder disfrutar de una regalo, del mejor regalo: la vida. Alguien escribió una vez: ” Si quieres que Dios sonría cuéntale tus planes”. La suma de ese post y este, es quizá el mejor resultado, vive ahora, pero vive en presencia de ti, en conciencia y todo tendrá un sentido que merece mucho la pena.

Hace poco leí, o escuché: “Dios no envía a nadie jamás al infierno, eliges ir a ese lugar”. Yo lo traduzco a que tus deseos, malos o buenos, no pueden jamás mermar tu voluntad. Es verdad que son tus actos, tus decisiones las que marcan tu camino, las que reflejan quien eres y no puedes buscar excusa nada más que en ti, tu eres el principio y el final, el alfa y el omega.

¿Qué es la mente más que otra parte de ti? ¿Por qué darle tanta importancia? Si te hace mal apágala. Hace poco aprendí a hacerlo cual interruptor y me di cuenta de que soy mucho más de lo que pienso, carne de gallina al dar importancia a una maquinaría milagrosa, que sí guiada por la mente, es capaz de lo mejor y lo peor, guiada por mi “yo”, no es capaz de nada malo que yo no quiera. La mente es una parte más de nosotros que, al igual que entrenando fortalecemos los músculos, podemos entrenar para que no nos lleve por el camino equivocado. Recomiendo el libro del Pablo Dors: La biografía del silencio.

“Hoy sé que conviene dejar de tener experiencias, sean del género que sean, y limitarse a vivir: dejar que la vida se exprese tal cual es, y no llenarla con los artificios de nuestros viajes o lecturas, relaciones o pasiones, espectáculos, entretenimientos, búsquedas… Todas nuestras experiencias suelen competir con la vida y logran, casi siempre, desplazarla e incluso anularla. La verdadera vida está detrás de lo que nosotros llamamos vida. No viajar, no leer, no hablar…: todo eso es mejor que su contrario para el descubrimiento de la luz y de la paz.”

Tenemos la mala costumbre de justificarnos, al estar perdidos, pero si no buscamos nuestras verdaderas respuestas, no seremos jamás quienes estamos destinados a ser, si no aquellos que quieran que seamos por medio de nuestra mente, teniendo necesidades que ni siquiera, si lo pensáramos en conciencia, querríamos tener.

Perdona la paranoia, pero llevaba tiempo sin saber algo que creo que me ha cambiado la vida y hoy quería compartirlo contigo por si te sirve.

https://www.youtube.com/watch?v=vZ6ze9oaqBU

Tras el alambre de espino.

31 Mar

Era una día de invierno, hacía frío y yo “privilegiada” estaba en un barracón donde a los judíos con suerte nos encerraban, digo con suerte porque tras haber visto con mis ojos lo que vi, yo puedo decir que tenía comida diaria y vivía en unas condiciones lamentables, pero condiciones.

Pasaban los días y  creí haberla visto, pero no sabía si era ella, tuve la esperanza. Tras meses en un sitio donde cada día pasaban cientos de personas desconocidas para mí, entre rayas, entre la injusticia, entre la inhumanidad, entre el hambre, la muerte, la desesperación, de repente allí estaba: Un cuerpecillo con mirada asustadiza, una pequeña mujer de 15 años que la vida le había golpeado antes de tiempo, sin haber aprendido todavía a defenderse, había dejado de ser niña. La encontré.

Foto 1 No pude contenerme y fui corriendo hacia la valla, aun a sabiendas del riesgo de perder la vida y grité: “ANA”. Sí, era ella, se giró y volvió hacia mí. Su cuerpecillo desnutrido pedía a gritos ayuda. En nada se parecía a aquella Ana que había conocido de pequeña, risueña, simpática, pizpireta, con hambre de comerse el mundo, no pan, pero de alguna manera seguía siendo ella; aquella estudiante inteligente, aquella niña con la que jugaba de pequeña, aquella amiga.

Por mucho que algunos hubieran secuestrado su cuerpo, nadie pudo secuestrar su mirada, pero casi sin poder moverse, delgada, enferma, me pidió que le ayudara.

Foto 2

Iban pasando los días y yo intentaba recolectar lo poco que pude lo metí en un calcetín y esa noche quedamos. Sobre todo ciruelas secas. Era noche de invierno, obscura, fría, pero el hambre ganaba al miedo. Cuando mis ojos se acostumbraron a la penumbra, vi un cuerpo solo cubierto por una manta, su ropa llena de piojos ya no le servía, miraba con angustia pero con ganas de sobrevivir. Enferma había perdido a la mayor parte de su familia, su madre, su hermana acaba de morir atacada por la enfermedad del tifus, que tristemente compartía y de su padre no tenía noticias.

Ana me miró y yo lancé el calcetín con todas mis fuerzas, con todas mis ganas, cogiendo el cielo paso el conjunto de cuadrados de metal y pinchos, llegando a su destino. La noche se tornó oscura, y sólo pude oír llorar. Una voz débil e indefensa confesaba como alguien más fuerte, como de animales se tratara, había cogido el calcetín que lancé y había salido corriendo. No pude más que consolarla.

Los sollozos de Ana, hicieron que sacara toda mi fuerza y le dije: “No te preocupes, lo intentaremos otra vez”. ¿Qué podía decir?

Empecé de nuevo la batalla de la recolección para ayudar a mi amiga, mismo procedimiento, misma técnica, misma generosidad de aquellas que me dieron algo de lo poco que teníamos.

Volvimos a quedar, habían pasado días, que para ella, seguro que fueron como semanas. Su fragilidad ya casi no se distinguía por la noche, sus ojos secos de llanto, enferma, sé que si hubiera sabido que su padre vivía a lo mejor hubiera encontrado un poco de fuerzas para seguir luchando, pero lo ignoraba.

Esa noche lo conseguimos, ganamos la batalla al hambre, al miedo. Un éxito, un calcetín volando, alcanzando su destino. Fue la última noche que la vi, la última.

El 12 de Marzo de un día de invierno frío, Ana murió, pero dejó su diario para la eternidad.

Foto 3

Basado en un testimonio real del documental de “Ana Frank, la historia jamás contada”.

Foto 4

Ana Frank, murió tras un alambre de espino, quizá bandera de todos aquellos niños y niñas que hoy están siendo asesinados en otros lugares del mundo por ser diferentes, en condiciones similares. Por ser nuestro deber parar esta barbarie, para que no permitamos que vuelva a ocurrir, como ocurre, por todos y todas las Anas Franks del siglo XXI de Irak, Siria, Nigeria, etc.

Nazareno

Esperanza Aguirre ¿Me das la oportunidad?

13 Mar

Querida Esperanza,

Quiero trabajar para Madrid. ¿Por quién? Por ELLOS. ¿Quiénes son ellos? los más importantes de una ciudad, sus ciudadanos, empezando siempre por los que forman parte del primer escalón, aquellos que más nos necesitan y a los que quiero decir sí, SI en mayúsculas.

Siempre y todos los que me conocen, saben que he sido un pepero convencido. Fue el asesinato de Miguel Angel Blanco (QEPD) lo que me animó con 17 años a afiliarme al Partido Popular, hoy ya tengo 35 y he hecho todo lo posible para formarme lo mejor que he podido para poder dar este paso, estoy preparado. He trabajado en una empresa familiar, donde hemos remado estos años contra corriente, montado proyectos,  he fracasado, he aprendido que es lo importante para triunfar en el mejor de los sentidos y quiero humildemente trabajar desde la administración más cercana, para resolver los problemas más mundanos.

No tengo ningún padrino que me pueda colocar en tu lista, nunca lo quise por saber que mi libertad no podía tener precio. No formo parte de la estructura que conozco muy bien, por haber sido Presidente de un Congreso Nacional, pero estoy dispuesto a batirme el cobre para convencer y explicar que se ha hecho mucho y situado a Madrid en un lugar privilegiado, y estoy convencido de que el Partido Popular puede ser el partido que la mayoría de la gente quiere que sea.

Quiero dedicarme al noble ejercicio de la política para poder servir, no ser servil, servir a todas la personas que viven en mi ciudad. Para que vivan mejor, estén más seguros, vayan por calles más limpias y asfaltadas, tengan los mejores accesos, puedan pasar más tiempo con sus familias, puedan tener trabajos dignos, dignamente remunerados, puedan ser libres y elegir, tengan las mejores infraestructuras, mantenidas; pero sobre todo Esperanza quiero ser político por aquellos que tanto esfuerzo hicieron en épocas pasadas y hoy están solos, nuestros mayores, por los que están en la calle y antes de llegar al punto de no retorno, piden a gritos una segunda oportunidad, nuestras personas sin hogar, por los que están pasando una mala racha, por los que son capaces de trabajar tres turnos por sus familias, en especial por nuestros enfermos y discapacitados, para que encuentren en mí una persona a la que acudir, con la intención de que  Madrid no les discrimine, les dé la espalda y aísle, y sepamos lo importante de su existencia, aprendamos de sus sonrisas, de sus gestos y también de su carácter, de su personalidad y trabajar por sus familiares que con tanto amor les cuidan y muchas veces se encuentra desesperados, desamparados,  es por querer trabajar por todos ellos, por los que humildemente te escribo.

Esperanza, para mí una ciudad sin alma, es sólo asfalto. Y creo que es hora, como dice Dani Rovira, de pedir perdón, dar gracias y saber decir te quiero, yo quiero a Madrid, y por ello doy este paso aunque mis amigos me dicen que estoy loco, que no siga luchando por hacer política, yo contesto siempre que es mi pasión.

La política es el servicio no a los países, no a las ciudades, es el servicio a las PERSONAS y yo es a lo que me quiero dedicar desde donde tu decidas, sé que uno no llega a General, sin haber sido Soldado y yo solo soy un hombre que se ha formado todo lo que ha podido con un fin, un abogado con un MBA cuyo proyecto de fin de master llevaba el título de “Democratizar la democracia”, una persona con una vocación: servir, escuchar y trabajar.

Yo, sí quiero, ¿Me das la oportunidad?

Joaquín Vázquez

Unos dejaron de soñar, yo sigo creyendo que sí se puede:

A LA LIBERTAD

27 Feb

¿Cómo puedo escribir sobre ti? ¿Cómo puedo explicar lo que tanto significas y hacerme entender? ¿Cómo puedo hacer ver a tantos, lo que han luchado por ti? ¿Cómo puedo sugerir que defenderte, es defender las generaciones futuras?

Me siento cobarde por solo disfrutar de ti, cuando tantos hoy luchan por verte, aunque sea de lejos. Veo la mierda de tantos países donde se producen matanzas, encarcelamientos, luchas callejeras y me pregunto: ¿Qué fin de raza soy que me conformo con disfrutarte? ¿Qué puedo hacer?

Quizás sea un principio, pero utilizo esta vuelta al calcetín como una de las mejores armas para tu defensa, a muchos pudieron matarlos, encarcelarlos, pero jamás silenciarlos.

Comparo España con otros países, algunos visitados, otros protagonistas de las páginas grises y me digo: que suerte tengo; siendo la consecuencia sentir la imperiosa necesidad de escribir:

Por poder creer y no ser perseguido.

Por poder andar por la calle y no ser vigilado.

Por poder coger cualquier libro, para buscar las respuestas y no ser condenado.

Por poder hablar con cualquiera y no ser escuchado.

Que gran privilegio no ser nadie interesante para ser libre, lujo que vivo y no puedo no dejar constancia, sobre todo al ver cuando gente que cree en lo que yo creo es asesinada, gente que tiene lo que tengo, es robada, gente que lee lo que leo, es encarcelada, gente habla como yo, en muchos países es condenada: Irak, Siria, Venezuela, Cuba, Nigeria, Qatar… etc.

Tu mayor desgracia es que la gente no te echa de menos hasta que no te pierde, otros por no conocerte y lo más triste, alguno por no saber de tu existencia. Tu mayor responsabilidad es todos aquellos que dieron la vida por buscarte, por defenderte, por tenerte.

Y ¿Yo? Que puedo hacer para honrarte,  prometo esmerarme más por intentar explicar la verdad de tu importancia, participar para dar gracias a aquellos que luchan por ti, si también desde aquí y nunca dejar de escribir sobre ti, para que conste que te he conocido.

Sabes siento frustración por mi cobardía, por no saber canalizar mi ganas de defenderte sin renunciar a tanto, pero claro ¿Por dónde empiezo? No siento fuerza suficiente para dejarlo todo por ti, y sé, te prometo que sé, que esto traerá consecuencias… si no las estoy empezando a ver ya.

En fin, no te creas que no le doy vueltas, sabiendo que mi vida es una vida vacía, hueca, cuando hay niños enjaulados, estudiantes luchando, esclavos, todos ellos por quererte tener y yo no estoy haciendo nada. Libertad, que puta pequeñez la mía. Privilegiado, sí, consciente de ello también. Perdón por mi ingratitud.

Como dice el gran Calamaro: “será solamente una palabra, la hermana hermosa: LA LIBERTAD”.

https://www.youtube.com/watch?v=UN850dX97jI

Por una silla vacía, para Paco, hijo de Lucía.

6 Feb

Me acabo de poner los cascos para poder escribir este post, suenan los acordes de una guitarra que hacen que, sin voz, su música provoque algo diferente. Uno debe sentirse privilegiado por estar escuchando a un genio, pienso. Cuán poca gente hay capaz de hablarte con una Guitarra, de poder tener una conversación sobre la pasión, la amargura, la alegría y la tristeza, después de afinar seis cuerdas. El ser un músico frustrado y mi pequeñez ante tanta grandeza, solo me permite rendirle un homenaje de letras desordenas.

Siendo sincero, uno tiene que tener valor para escribir de un genio, de un maestro, sin conocer y poder valorar toda su genialidad, su maestría. No soy en absoluto un entendido en la materia, pero sí que puedo asegurar que sé disfrutarla. Después de hacer los deberes, tener el privilegio de haber conocido a sus hijos y visto el documental: “La Búsqueda”, pues que como que me he animado a esta aventura y nunca mejor acompañado.

Si uno se va a nuestro Real Diccionario, y cual margarita deshoja las diferentes definiciones recogidas de lo que llamamos arte, podemos asegurar que nació tocado por un Dios en el que no creía, por tener la habilidad de hacer algo impresionante, una disposición incansable, siendo su virtud, una nueva forma de lenguaje, de comunicación. Es el cómo poder expresar una visión personal, muy suya, con una sonoridad perfecta, siguiendo todas las reglas con una maña y astucia de hacer algo de forma única. Su tesón, cabezonería, alegría, su personalidad perfeccionista hacía que su disposición personal fuera plena para ella, su guitarra y para lograrlo: trabajo constante, soledad y perseverancia. Quizá desde la Real Academia debieran reflexionar y definir arte como Paco de Lucia.

Uno si cierra los ojos puede situarse y soñar que está bajando unas escaleras, donde una puerta se abre, escapa el humo y, resguardado por azulejos, se encuentra con cinco sillas de madera preparadas para disfrutar de una buena juerga: “el flamenco no puede concebir sin una buena juerga”. Quizá sea este nuestro punto de partida y de encuentro, si al ambiente descrito, le sumas a ella, un buen copazo y un pitillo imaginario, estás más cerca del cielo, que de la tierra.

Es por ello que muchos quizás le honran por las fronteras que abrió a una guitarra Española, yo le honro por saber descubrir a su “mesias” a las ocho de la mañana catando en un patio de manzana, más que nada, por las 12 horas de juerga anteriores haciendo de su pasión, su profesión y de todo ello, mi envidia.

Cuentan sus hijos que para él, lo bueno se daba por hecho, lo malo es lo que había que resaltar, en resumen: Exigencia.

Cuentan sus hijos que para él, lo desafinado llamaba más la atención que lo afinado, aunque no lo estuviera: Detalle.

Cuentan sus hijos que vivió con alegría, sonrisa, coquetería, aunque la gente lo viera introvertido: Personalidad.

Pienso que hoy en todo tablao flamenco, en homenaje al más grande,  debería haber una silla vacía y gracias a él, todos los que no tenemos su talento, sí que podemos decir que tenemos dos oídos y corazón para disfrutarlo.

En su vida, como en el documental no pudieron poner punto final a su historia, mi forma de terminar solo puedes ser así:

 Ella tu ausencia lloraba,

Una silla ya vacía,

Triste la otra sonaba,

Sin su Paco de Lucía.

https://www.youtube.com/watch?v=nux5LzzxT3o

La Confesión

22 Dic

Esta es la historia de un hombre mayor, muy enfermo, con el tiempo contado para morir.

Estaba en los últimos momentos de su vida, solo, muy solo, como resultado de haber tenido la obsesión diaria por el control de la conjugación en primera persona de cuatro verbos: saber, poder, tener y valer.

“Yo sé, yo puedo, yo tengo y yo valgo” eran los protagonistas de sus conversaciones, siempre precedidas por el egoísta yo.

Tanto era así que habiendo abandonado todos los valores, buscó dentro de sí el mal que en todas las acciones le dominaba, sin piedad. Quiso saberlo todo y no dudar, lo que le alejó de todos sus amigos de la infancia por ya no poder aguantar tanta arrogancia, no hablemos de hacer nuevos. Quiso tener poder para conseguir todos sus retos y dominar a todos aquellos que le rodeaban, empresarialmente, políticamente, pensando que siempre tomaría las decisiones correctas, sin importar jamás otras personas, salvo él.  Quiso tenerlo todo, lo material inundaba su vida, las cosas más valiosas, los mejores coches, relojes y las mejores casas. Quiso poseer a las mujeres más bellas sin sentimiento. Finalmente quiso valer más que nadie, entendía que lo importante era aquello que más valor tenía, sintiendo un enorme desprecio por aquellos cuyo éxito no comprendía. Horas en los despachos sin volver a casa, aviones, nunca estar atento a nadie, muchos ceros en sus cuentas, muchas casas grandes con de todo, pero sin gente, mucho de mucho, era poco para él.

Ese día en el que no había pensado estaba llegando, rodeado de enfermeros a sueldo, estaba con la tan temida soledad como única compañera y un respirador.

Al caer el sol del frío día de invierno, sonó un timbre inesperado. Era un joven con barba, con semblante de paz, el mayordomo le echó unos 33 años, no entendía nada por no haberle visto jamás aunque su cara le resultaba familiar, motivo por lo que le dejó entrar pensando que era un pariente lejano de su jefe. El joven entró con una educación exquisita, tanta confianza y paz, que fue dejado pasar  por los salones y pasillos por seguridad, médicos y enfermeros hasta los aposentos del anciano. Este, al ver al joven se extrañó tanto que sintió miedo, empezó a gritar desesperado sin atender nadie a su grito, el joven sonreía y paso a paso, se acercó. El viejo sentía un temor inaudito, pánico, temblaba sin igual, hasta que el joven cogió una silla, se sentó a su lado y le cogió la mano con tal cariño, para el desconocido.

El joven le dijo: “Tranquilo, tenemos tiempo”.

“No entiendo”, respondió el anciano. Él contaba ya los minutos hasta lo desconocido, hasta el final, su final.

Empezaron a hablar y poco a poco el anciano con una sorprendente lucidez le fue desgranando toda su vida, no entendiendo como el joven le podía aguantar tanta maldad con tan semblante de paz. En su vida había predominado el odio, el egoísmo, el sexo, el dinero, lo material; empezó a contar el daño que había hecho a terceros, a describir todo lo comprado a costa de ese odio interno. Le contó a cuantas mujeres había despreciado después del sexo, a cuantas había comprado con joyas que ahora guardaba en una caja fuerte de la que solo él sabía la combinación; empezó a hablar de las familias que había destrozado por echarlas de sus trabajos, las almas que había comprado, siguió, siguió soltando todas las barbaridades por su boca: la droga que había consumido, los nombres de las personas que había arruinado… Cada vez más sorprendido por no ver inmutarse al joven, el cual seguía a su lado cogiéndole de la mano cada vez con más fuerza, sus ojos los tenía clavados en él, siendo el único que de verdad estaba a su lado, escuchando.

El anciano siguió hablando durante horas, tiempo que pensaba que ya no le quedaba. Cuando acabó, un charco de lágrimas inundaba su cama y empapado en llanto gritó:

“Y ahora no puedo pedir perdón, me voy sin pedir perdón”

El joven, otra vez volvió a sonreír y tras unos segundos de silencio le contestó: “Miguel, no importa el momento, la suerte al pedir perdón, es saberse perdonado”

Pasados unos minutos, acudiendo el mayordomo a abrir la puerta lo que le extrañó fue ver salir a un Padre mayor,  ya peinaba canas,  un hombre con sotana y un libro bajo el brazo que, con la misma educación, se despidió y marchó.

Cuando el mayordomo preocupado corrió a la habitación del anciano, el también se había ido.

PD: Gracias P. Pablo.

a nuestras Fuerzas Armadas, GRACIAS

12 Dic

Si tuvieras la suerte de haber conocido a cuatro grandes tipazos como  Alberto, Eduardo, Gustavo e Iñigo, como he tenido la suerte de conocer yo durante el curso de Defensa de la Nación Española, abrirías los ojos a una realidad distinta que haría que te sintieras más que orgulloso por conocer a personas que siempre dicen sí a defender tu/mi país, tu/mi vida, tu/mi libertad y tu/mi seguridad.

Por culpa de una transición no cerrada en la mollera de algunos de los dos bandos, se ha producido un distanciamiento de los ciudadanos, de los militares. Por ello creo que por justicia, uno tiene que rendir su pequeño homenaje en este blog, por ser unos profesionales como la copa de un pino que trabajan por y para nosotros.

Lo primero pediros perdón, perdón por haber vivido 35 años seguro, libre, sin tener la más mínima conciencia de saber lo importante que es que estéis ahí, cumpliendo un mandato dado por todos los ciudadanos que formamos parte de este país, de forma anónima, siendo capaces de dar vuestra vida por salvaguardar la nuestra. Mientras yo me divierto, alguno de vosotros se está jugando el tipo en cualquier lugar del mundo o en España por mí y ahora que he podido conocer la realidad de primera mano, por fin soy consciente.

Siempre he dicho que uno se puede permitir el lujo de ser pacifista, cuando otros han luchado por su paz y si es verdad que en tiempo de guerra las fuerzas que defienden la libertad son siempre esperadas, en tiempo de paz, parece como que uno se siente incómodo por la presencia militar.

Eso es algo que entre todos tenemos que conseguir cambiar, creo que hay un profundo desconocimiento por nuestra parte de lo mucho que hacéis. Cuento como anécdota cuando hubo uno de los incendios más graves en España, un sábado de madrugada estando muchos de día libre, se llamó a una unidad y acudieron 99 de 100 para dar servicio.

Hoy vuestras misiones por el mundo son para desde lejos, luchar por la libertad de aquellos que no la tienen, siempre con la misión obvia de preservar los intereses de nuestro país, escribo bien, sin ser cínico por saber que son intereses algunos egoístas, pero nos permiten nuestro modus vivendi al que pocos renunciarían.

Siempre dais un paso al frente cuando de forma indirecta os lo pedimos, y si es verdad que alguna vez nuestras decisiones políticas son incorrectas, como fue apoyar políticamente un errónea guerra de Irak, vosotros hacéis vuestro trabajo de forma impecable, siendo un ejemplo para otros ejércitos por vuestro saber hacer y profesionalidad, pero también por vuestra simpatía, empatía y entrega. Sois capaces de defender, rescatar, ayudar, atender, e incluso querer, dejando el pabellón de nuestra bandera en lo más alto, una bandera que nos representa como ciudadanos libres e iguales a todos, aunque haya muchos que no la quieran.

Representáis valores en peligro de extinción, que deberían ser el programa más visto en horario de máxima audiencia,  y cuya ausencia provocan graves crisis. Algo estaremos haciendo mal cuando los jóvenes prefieren ser famosos y no héroes anónimos.

Vuestra actitud es envidiable, todos los que vivimos esclavos del ocio no sabemos más que dar para luego recibir, cuando vosotros sois capaces de dar todo, sin recibir nada a cambio.

No me quiero enrollar más, pero sí que desde aquí quiero dar las gracias a la Guardia Civil por ser ángeles de la guarda, gracias Alberto.

Quiero dar las gracias a los que forman parte del Ejército de Tierra, Ejercito del Aire y Armada, por ser la punta de lanza de una España del siglo XXI, por ser héroes en una época en que los héroes están mal vistos, pero no por ello dejáis de ser necesarios, lo que pasa es que somos muy ingratos. Gracias Eduardo, Gustavo e Iñigo.

A todos los que estáis lejos, espero y deseo que tengáis una Feliz Navidad. Sois un ejemplo y estar lejos de casa no quiere decir que desde aquí no se os eche de menos y  se os desee lo mejor.

A los de aquí, sentir orgullo por estas tipazas y tipazos que son nuestros mejores embajadores en el exterior y no olvides que sin medios y sin dinero, lo que está en peligro es lo que nos afecta directamente. Sin seguridad no hay libertad.

PD: No cuesta nada ser agradecido y dar las gracias a aquellos que están dispuestos a dar la vida por ti.